Categories
es

Cómo cambiar divisas al viajar al extranjero

Cuando viaje al extranjero, asegúrese de sacar el máximo partido a su dinero conociendo mejor el cambio de divisas. Existen muchos recursos para cambiar dinero y hacer compras en el extranjero, pero muchos incluyen elevadas comisiones o restricciones. Asegúrese de conocer todas las ventajas e inconvenientes de cada opción de cambio de divisas, para evitar tener que hacer frente a cargos imprevistos después de su viaje. La forma más fácil de cambiar divisas no siempre es la mejor opción. Puede optar por cambiar su moneda antes de salir de viaje o después de llegar a su destino, pero la elección de la más adecuada depende de dónde cambie su moneda.

¿Dónde puedo cambiar divisas?

Antes de cambiar divisas, conozca las opciones disponibles para obtener el mejor tipo de cambio posible. Estas son las opciones de cambio de divisas más utilizadas.

1. 1. Quioscos del aeropuerto y mostradores de cambio:

Aunque cambiar moneda en el aeropuerto pueda parecer cómodo, es mejor evitarlo, dadas las escandalosamente altas comisiones de cambio. Según NBC News, los quioscos de los aeropuertos pueden cobrar hasta un 20% en concepto de tasas y tienen un tipo de cambio mucho más bajo que los bancos y las empresas privadas de cambio. Cambiar moneda en el aeropuerto debe evitarse a toda costa y guardarse solo para emergencias.

2. Tarjetas de crédito:

Antes de confiar en su tarjeta de crédito en el extranjero, asegúrese primero de si funcionará internacionalmente. Si es así, infórmese de las posibles comisiones que pueden aplicarse en el extranjero. Algunas de ellas pueden ser comisiones por cambio de divisa, por transacción o por servicio en los anticipos de efectivo. En general, las compañías de tarjetas de crédito obtienen las mejores tarifas y pueden ofrecerte un tipo de cambio lo más parecido al oficial.

3. Tarjetas de débito:

Las tarjetas de débito pueden cobrar comisiones por transacciones en el extranjero y por uso de cajeros automáticos internacionales. Asegúrese de utilizar las tarjetas de débito sólo para retirar efectivo. Si surge alguna complicación por una compra realizada con una tarjeta de débito, se cargará inmediatamente en su cuenta y el cargo erróneo puede tardar desde unos días hasta más de una semana en corregirse.

4. Tarjetas de divisas:

Las tarjetas prepago de divisas funcionan como las tarjetas de crédito o débito. Están precargadas con una cantidad fija de divisas, que se deducen a medida que el viajero las utiliza. Sin embargo, pueden aplicarse muchas comisiones y restricciones, como comisiones por retirada e inactividad y mínimos y límites de retirada.

5. Cheques de viaje:

Los cheques de viaje funcionan como los dólares estadounidenses; hay que encontrar un lugar que cambie el cheque de viaje por la moneda local. Pero, a diferencia del dinero en efectivo, los cheques de viaje tienen la seguridad añadida de ser reemplazados en caso de pérdida o robo. Sin embargo, debido a la disminución del uso de los cheques de viaje, es posible que algunos negocios no los acepten.

6. Cambio de moneda privado:

Las empresas privadas de cambio de dinero o de divisas suelen competir entre sí para ofrecer el mejor tipo de cambio, por lo que tiene muchas posibilidades de encontrar un tipo de cambio más alto. Se aplican algunas comisiones que varían en función del proveedor. Además, tenga en cuenta que estas empresas son menos frecuentes en las poblaciones rurales, así que asegúrese de completar sus transacciones antes de viajar fuera de las grandes ciudades.

Cómo evitar las comisiones por cambio de divisas

Las comisiones por cambio de divisas pueden parecer inevitables al cambiar moneda, pero estas opciones pueden ayudarle a evitar el pago de elevadas comisiones.

1. Tarjetas de crédito sin comisiones por transacciones en el extranjero:

A diferencia de sus tarjetas de crédito actuales, que cobran una media del 3% de cada dólar gastado en el extranjero, algunas tarjetas de crédito internacionales no cobran comisiones por transacciones en el extranjero.

2. Tarjetas de viaje internacionales:

Para retirar efectivo a bajo coste, opte por las tarjetas de viaje internacionales o tarjetas de dinero para viajes. Más baratas que las tarjetas de crédito o débito, las tarjetas de viaje internacionales llevan prepagada una cantidad determinada para que puedas hacer compras o retirar dinero mientras viajas. Algunas incluso tienen la opción de llevar más de una moneda.

3. Bancos locales:

Cambiar dinero en los bancos locales no sólo es cómodo, sino también mucho menos caro que hacerlo en aeropuertos u hoteles. También suelen dar tipos de cambio decentes.

4. NO a los adelantos en efectivo:

Utilizar tu tarjeta de crédito como tarjeta de cajero automático te obliga a pagar una comisión por adelanto de efectivo, además de la TAE por adelanto de efectivo, y ambas pueden sumar grandes sumas.

5. 5. SÍ a la moneda local:

Rechaza siempre que te ofrezcan la posibilidad de cargar tu compra en dólares estadounidenses. Esto puede acarrear comisiones ocultas por transacción y conversión que serán mucho más elevadas que si se cobra la compra en la moneda local. Insista en que todas las compras se cobren en la moneda local.

Viajar al extranjero siempre conlleva riesgos financieros, por lo que es importante extremar las precauciones al realizar cambios, compras o reintegros en el extranjero.