Categories
es

Cómo educar a un niño seguro de sí mismo y con agallas

Agallas, tenacidad, resiliencia: éstas son las palabras de moda últimamente en la crianza de los hijos. Se acusa a los padres de formar una generación de niños mimados, con derechos y mal preparados para enfrentarse a la realidad de la vida adulta. ¿Es esto cierto? ¿Estamos enseñando a nuestros hijos a pensar que la vida ofrece muchas recompensas y pocas decepciones? ¿Acabarán nuestros hijos mimados por el mundo de los adultos?

Muchos expertos en crianza dicen que sí. Vicki Hoefle, autora de Duct Tape Parenting: A Less Is More Approach to Raising Respectful, Responsible, and Resilient Kids, insta a los padres a dar un paso atrás y dejar que los niños hagan las cosas por sí mismos. “Se trata de ser independiente, desarrollar la capacidad de recuperación y tomar decisiones”, afirma. “Si un niño llega al mundo sin ninguna de esas habilidades, es como poner a un bebé en un parque infantil para niños grandes”.

No estamos hablando de poner a los niños en peligro, sino de resistirse a la tentación de allanarles cada bache en el camino de la vida. Intentarlo y fracasar, incluso caerse, enseña una importante lección de vida.

¿Cómo educar a los niños con agallas? Aquí tienes seis estrategias que puedes poner en práctica:

1. 1. Intenta estar callado

El título del libro de Hoefle, Duct Tape Parenting, proviene en parte de su consejo de dar un paso atrás y dejar espacio a los hijos para que resuelvan sus problemas sin intervenir. Después de todo, ¿cuánta experiencia puede adquirir un niño si mamá siempre está gritando: “No te balancees demasiado alto”, “No te metas eso en la boca”, “No hagas eso, es peligroso”? Cuando puedas, cuando sea seguro, cállate la lengua y limítate a mirar.

2. Observa tus reacciones

Presta atención a lo que desencadena tu tendencia a hacer cosas por tus hijos. ¿Proviene de tu propio miedo, ansiedad o culpabilidad? ¿Miedo a que tus hijos no estén a la altura, miedo a que puedan tener un fracaso traumatizante como el que tú tuviste una vez? ¿Ansiedad de que otros padres puedan juzgarle a usted o a sus hijos?

Confiar a tu hijo la tarea de invitar a un nuevo amigo a casa, o darle la autoría de su primer informe sobre un libro, sin ayuda de mamá y papá, es una forma estupenda de enseñarle la relación entre esfuerzo y recompensa. También puedes tener la experiencia muy satisfactoria de ver lo hábil que se ha vuelto tu hijo.

3. Dejar que se esfuerce

Hoefle llama a esto “quedarse de brazos cruzados”. Resista el impulso de levantar a su hijo después de una pequeña caída, de suavizar cada frustración. Déles tiempo para que encuentren sus propias soluciones. Nueve de cada diez veces, cuando no hay un adulto que intervenga para determinar a quién le toca subirse al columpio, los niños lo solucionan por sí mismos.

4. Anímales, aunque lo hagan “mal”.

Cuando tienes prisa, quieres que se haga ya y que se haga bien. Pero cuando tus hijos muestren interés por alimentarse solos, sentarse en la sillita del coche sin ayuda, vestirse o incluso hacer una tostada, dales la oportunidad de intentarlo, meter la pata y volver a intentarlo. “De este modo, sentarás las bases necesarias para criar a un niño capaz y responsable.

También se acallan otras emociones. “Expresar los sentimientos es tan importante para el desarrollo como la rayuela”, dice Hoefle. A los niños hay que darles espacio para que se desahoguen, incluso para que a veces digan “te odio”. “No sirve de nada sobreproteger al niño de los trastornos emocionales ni transmitirle el mensaje de que los sentimientos negativos son malos”. La próxima vez que tengas el impulso de consolar a tu hijo cuando llora de frustración, o de hacerle callar cuando grita enfadado, tómate un minuto para pensar cómo te sentirías tú si estuvieras realmente enfadado y alguien te dijera que te calmes.

6. Confíe en sí mismo para encontrar el equilibrio

Si se debate entre hacer demasiado por su hijo o estar totalmente desatento, recuerde que no es todo o nada. Habrá muchos momentos en los que sea absolutamente apropiado ayudar y apoyar a tus hijos social y emocionalmente. Tú conoces a tu hijo mejor que nadie y no toda ayuda es mimo.

Se ha hablado de la confianza en uno mismo y de cómo afecta a la personalidad general de un niño, y de lo que los padres pueden hacer para que sus hijos sean personas seguras de sí mismas. ¿Qué significa “confianza”? No es más que una forma de hacer que tu hijo sienta que tiene la capacidad de conseguir lo que desea. Confianza y seguridad son las dos caras de una misma moneda; ambas desempeñan un papel esencial en el desarrollo de la autoestima de los niños. Cada niño es único y su singularidad proviene del entorno que nutre su personalidad en general. Los padres son los primeros maestros y el modelo a seguir de un niño; son quienes se encargan de moldear toda su personalidad y de infundirle confianza. Un niño seguro de sí mismo tiene la capacidad de aprender más y conseguir más cosas, y se le considera más feliz que un niño con poca confianza en sí mismo. Entonces, ¿qué deben hacer los padres para lograr la compleja tarea de fomentar la confianza?

1. Los padres quieren a sus hijos desde lo más profundo de su corazón y es el sentimiento más importante que el niño nutre durante toda su vida. Haga siempre que su hijo se sienta querido, esta emoción le hará darse cuenta de que se le valora y cuida. Una familia, unos amigos y una sociedad cariñosos son los que hacen que una persona se sienta feliz y segura de sí misma. Si se da una situación en la que has ignorado o regañado al niño, pídele perdón y haz que se dé cuenta de que le sigues queriendo. No hay sustituto para el amor incondicional y una base sólida de confianza se construye sobre eso.

2. Los niños imitan a las personas que les rodean, adoptan su lenguaje, su forma de pensar y su comportamiento. Los padres deben mostrar confianza en su comportamiento y animar a los niños a seguir su ejemplo. En lugar de desanimarles a emprender una nueva tarea, motíveles a probar cosas nuevas y a completar la tarea. El uso de palabras como “Tú puedes “, puede hacer maravillas en la construcción de la confianza en los niños y aumentar su moral.

3. A quién no le gusta que le feliciten. Los niños también esperan que sus padres les elogien cuando han hecho bien una tarea. Los elogios les hacen desarrollar un sentimiento de valía que aumenta su confianza. A este respecto, los padres también deben tener cuidado: los elogios poco realistas o excesivos pueden hacer que el niño confíe demasiado en sí mismo y afectar a su proceso de pensamiento.

4. Los padres son quienes pueden enseñar a los niños la teoría de que “los fracasos son los pilares del éxito”. Ya sea en los deportes o en los estudios, los niños pueden no conseguir los resultados deseados y sentirse abatidos por ello. Es vital enseñarles que no se puede tener éxito en todo y que los fracasos forman parte de la vida. El mantra consiste en intentarlo antes que rendirse. Ayude al niño a darse cuenta de que no hay por qué sentirse mal por el fracaso, los obstáculos de la vida son enseñanzas que posteriormente pueden utilizarse para alcanzar el éxito. De este modo, el niño se sentirá más seguro de sí mismo y estará orgulloso de sus logros en el futuro.

5. Déle independencia – Es bueno ser protector con su hijo, pero darle de vez en cuando la libertad de probar cosas nuevas, como excursiones de un día, con compañeros de clase y amigos, ampliará su horizonte y la capacidad de resolver las cosas de forma independiente. Los problemas de seguridad, aunque hay que abordarlos. Los niños que tienen confianza en sí mismos están abiertos a probar cosas nuevas y nunca temen el fracaso. El sentido de la aventura les dará nuevas experiencias de aprendizaje y confianza.

6. Disciplina en casa – En todas las casas hay ciertas normas que deben seguir todos los miembros de la familia. Los niños pueden pensar que las normas son estrictas, pero poco a poco irán sabiendo lo que es aceptable y lo que es inaceptable en la familia. La disciplina en casa hará que el niño desarrolle una sensación de seguridad y confianza y, en el futuro, el niño será más responsable.

7. Comprobación de la realidad – Los niños suelen fijarse metas poco realistas que, cuando no se consiguen, destrozan su nivel de confianza. Los padres son quienes conocen el calibre de sus hijos. Guiar a su hijo para que se fije metas realistas le evitará muchas angustias y le hará consciente de sus puntos fuertes y débiles. La atención debe centrarse principalmente en mejorar y no en ganar.

8. Ayuda a mano – Los niños se sienten más cómodos cuando están en un entorno seguro y en compañía de sus personas más queridas: sus padres. Realizar juntos distintas actividades domésticas, como pedirles que ayuden en la cocina, poniendo la mesa u horneando un pastel, les ayuda a desarrollar sus competencias, lo que aumenta sus niveles de confianza. El sentimiento de contribución refuerza su autoestima y les hace sentirse valiosos y felices.

9. Anímale a probar cosas nuevas – Anima a tu hijo a explorar y desarrollar nuevas habilidades. No deje que se instale en su zona de confort, anímele a probar nuevas actividades en las que se sienta desafiado. Esto ayuda a crear confianza en tu hijo con la capacidad de afrontar cualquier situación en la vida.

10. Establezca objetivos realistas – Cuando establece objetivos grandes y pequeños para su hijo, éste se siente fuerte cuando los cumple. Anime a su hijo a hacer una lista de lo que le gustaría conseguir. A continuación, divida los objetivos a largo plazo en puntos de referencia más pequeños y realistas. Al hacerlo, ayudará a su hijo a aprender nuevas habilidades mientras se encuentra en el camino de alcanzar el objetivo.

11. Practique conversaciones positivas con ellos – Cuando converse con su hijo, utilice siempre afirmaciones positivas. Las conversaciones negativas, como “¿Qué te pasa?”. “No eres bueno en esto”, son perjudiciales para los niveles de confianza de su hijo.

12. Juegue con ellos y déjeles dirigir – Cuando usted participa en una actividad dirigida por su hijo, le está haciendo sentirse importante y merecedor de su tiempo. El niño se siente valioso, realizado y, por tanto, más seguro de sí mismo.

13. 13. Pídales opiniones y respuestas – Cuando pide a los niños su opinión o consejo sobre temas apropiados para su edad, demuestra que valora sus ideas. Esto ayuda a fomentar la confianza.

14. Crea oportunidades para ayudarles a descubrir cosas sobre sí mismos – Debes crear oportunidades para que tus hijos descubran sus pasiones e intereses. Ayúdeles y apóyeles a explorar diversas actividades mientras descubren dónde reside su interés. Cuando los niños hacen algo que les gusta, automáticamente destacan en ello, y eso aumenta su confianza en sí mismos.

¿Cómo ayuda PlanetSpark a desarrollar un niño seguro de sí mismo?

PlanetSpark ofrece a los niños un programa completo de formación en habilidades para la vida. Ofrece formación sobre diversos aspectos de la construcción de la autoconfianza y el desarrollo de la personalidad. Las habilidades esenciales para la vida se enseñan en un entorno divertido a través de los cursos que se mencionan a continuación:

Se habla mucho de la confianza en uno mismo y de cómo afecta a la personalidad general de un niño, y de lo que los padres pueden hacer para que sus hijos tengan confianza en sí mismos. ¿Qué significa “confianza”? No es más que una forma de hacer que tu hijo sienta que tiene la capacidad de conseguir lo que desea. Confianza y seguridad son las dos caras de una misma moneda; ambas desempeñan un papel esencial en el desarrollo de la autoestima de los niños. Cada niño es único y su singularidad proviene del entorno que nutre su personalidad en general. Los padres son los primeros maestros y el modelo a seguir de un niño; son quienes se encargan de moldear toda su personalidad y de infundirle confianza. Un niño seguro de sí mismo tiene la capacidad de aprender más y conseguir más cosas, y se le considera más feliz que un niño con poca confianza en sí mismo. Entonces, ¿qué deben hacer los padres para lograr la compleja tarea de fomentar la confianza?

1. Los padres quieren a sus hijos desde lo más profundo de su corazón y es el sentimiento más importante que el niño nutre durante toda su vida. Haga siempre que su hijo se sienta querido, esta emoción le hará darse cuenta de que se le valora y cuida. Una familia, unos amigos y una sociedad cariñosos son los que hacen que una persona se sienta feliz y segura de sí misma. Si se da una situación en la que has ignorado o regañado al niño, pídele perdón y haz que se dé cuenta de que le sigues queriendo. No hay sustituto para el amor incondicional y una base sólida de confianza se construye sobre eso.

2. Los niños imitan a las personas que les rodean, adoptan su lenguaje, su forma de pensar y su comportamiento. Los padres deben mostrar confianza en su comportamiento y animar a los niños a seguir su ejemplo. En lugar de desanimarles a emprender una nueva tarea, motíveles a probar cosas nuevas y a completar la tarea. El uso de palabras como “Tú puedes “, puede hacer maravillas en la construcción de la confianza en los niños y aumentar su moral.

3. A quién no le gusta que le feliciten. Los niños también esperan que sus padres les elogien cuando han hecho bien una tarea. Los elogios les hacen desarrollar un sentimiento de valía que aumenta su confianza. A este respecto, los padres también deben tener cuidado: los elogios poco realistas o excesivos pueden hacer que el niño confíe demasiado en sí mismo y afectar a su proceso de pensamiento.

4. Los padres son quienes pueden enseñar a los niños la teoría de que “los fracasos son los pilares del éxito”. Ya sea en los deportes o en los estudios, los niños pueden no conseguir los resultados deseados y sentirse abatidos por ello. Es vital enseñarles que no se puede tener éxito en todo y que los fracasos forman parte de la vida. El mantra consiste en intentarlo antes que rendirse. Ayude al niño a darse cuenta de que no hay por qué sentirse mal por el fracaso, los obstáculos de la vida son enseñanzas que posteriormente pueden utilizarse para alcanzar el éxito. De este modo, el niño se sentirá más seguro de sí mismo y estará orgulloso de sus logros en el futuro.

5. Déle independencia – Es bueno ser protector con su hijo, pero darle de vez en cuando la libertad de probar cosas nuevas, como excursiones de un día, con compañeros de clase y amigos, ampliará su horizonte y la capacidad de resolver las cosas de forma independiente. Los problemas de seguridad, aunque hay que abordarlos. Los niños que tienen confianza en sí mismos están abiertos a probar cosas nuevas y nunca temen el fracaso. El sentido de la aventura les dará nuevas experiencias de aprendizaje y confianza.

6. Disciplina en casa – En todas las casas hay ciertas normas que deben seguir todos los miembros de la familia. Los niños pueden pensar que las normas son estrictas, pero poco a poco irán sabiendo lo que es aceptable y lo que es inaceptable en la familia. La disciplina en casa hará que el niño desarrolle una sensación de seguridad y confianza y, en el futuro, el niño será más responsable.

7. Comprobación de la realidad – Los niños suelen fijarse metas poco realistas que, cuando no se consiguen, destrozan su nivel de confianza. Los padres son quienes conocen el calibre de sus hijos. Guiar a su hijo para que se fije metas realistas le evitará muchas angustias y le hará consciente de sus puntos fuertes y débiles. La atención debe centrarse principalmente en mejorar y no en ganar.

8. Ayuda a mano – Los niños se sienten más cómodos cuando están en un entorno seguro y en compañía de sus personas más queridas: sus padres. Realizar juntos distintas actividades domésticas, como pedirles que ayuden en la cocina, poniendo la mesa u horneando un pastel, les ayuda a desarrollar sus competencias, lo que aumenta sus niveles de confianza. El sentimiento de contribución refuerza su autoestima y les hace sentirse valiosos y felices.

9. Anímale a probar cosas nuevas – Anima a tu hijo a explorar y desarrollar nuevas habilidades. No deje que se instale en su zona de confort, anímele a probar nuevas actividades en las que se sienta desafiado. Esto ayuda a crear confianza en tu hijo con la capacidad de afrontar cualquier situación en la vida.

10. Establezca objetivos realistas – Cuando establece objetivos grandes y pequeños para su hijo, éste se siente fuerte cuando los cumple. Anime a su hijo a hacer una lista de lo que le gustaría conseguir. A continuación, divida los objetivos a largo plazo en puntos de referencia más pequeños y realistas. Al hacerlo, ayudará a su hijo a aprender nuevas habilidades mientras se encuentra en el camino de alcanzar el objetivo.

11. Practique conversaciones positivas con ellos – Cuando converse con su hijo, utilice siempre afirmaciones positivas. Las conversaciones negativas, como “¿Qué te pasa?”. “No eres bueno en esto”, son perjudiciales para los niveles de confianza de su hijo.

12. Juegue con ellos y déjeles dirigir – Cuando usted participa en una actividad dirigida por su hijo, le está haciendo sentirse importante y merecedor de su tiempo. El niño se siente valioso, realizado y, por tanto, más seguro de sí mismo.

13. 13. Pídales opiniones y respuestas – Cuando pide a los niños su opinión o consejo sobre temas apropiados para su edad, demuestra que valora sus ideas. Esto ayuda a fomentar la confianza.

14. Crea oportunidades para ayudarles a descubrir cosas sobre sí mismos – Debes crear oportunidades para que tus hijos descubran sus pasiones e intereses. Ayúdeles y apóyeles a explorar diversas actividades mientras descubren dónde reside su interés. Cuando los niños hacen algo que les gusta, automáticamente destacan en ello, y eso aumenta su confianza en sí mismos.

¿Cómo ayuda PlanetSpark a desarrollar un niño seguro de sí mismo?

PlanetSpark ofrece a los niños un programa completo de formación en habilidades para la vida. Ofrece formación sobre diversos aspectos de la construcción de la autoconfianza y el desarrollo de la personalidad. Las habilidades esenciales para la vida se enseñan en un entorno divertido a través de los cursos que se mencionan a continuación:

Se habla mucho de la confianza en uno mismo y de cómo afecta a la personalidad general de un niño, y de lo que los padres pueden hacer para que sus hijos tengan confianza en sí mismos. ¿Qué significa “confianza”? No es más que una forma de hacer que tu hijo sienta que tiene la capacidad de conseguir lo que desea. Confianza y seguridad son las dos caras de una misma moneda; ambas desempeñan un papel esencial en el desarrollo de la autoestima de los niños. Cada niño es único y su singularidad proviene del entorno que nutre su personalidad en general. Los padres son los primeros maestros y el modelo a seguir de un niño; son quienes se encargan de moldear toda su personalidad y de infundirle confianza. Un niño seguro de sí mismo tiene la capacidad de aprender más y conseguir más cosas, y se le considera más feliz que un niño con poca confianza en sí mismo. Entonces, ¿qué deben hacer los padres para lograr la compleja tarea de fomentar la confianza?

1. Los padres quieren a sus hijos desde lo más profundo de su corazón y es el sentimiento más importante que el niño nutre durante toda su vida. Haga siempre que su hijo se sienta querido, esta emoción le hará darse cuenta de que se le valora y cuida. Una familia, unos amigos y una sociedad cariñosos son los que hacen que una persona se sienta feliz y segura de sí misma. Si se da una situación en la que has ignorado o regañado al niño, pídele perdón y haz que se dé cuenta de que le sigues queriendo. No hay sustituto para el amor incondicional y una base sólida de confianza se construye sobre eso.

5. Enseñe resiliencia. Nadie tiene éxito en todo siempre. Habrá contratiempos y fracasos, críticas y dolor. Utilice estos obstáculos como experiencias de aprendizaje en lugar de considerar los acontecimientos como fracasos o decepciones. El viejo adagio “Inténtalo, inténtalo y vuelve a intentarlo” tiene su mérito, sobre todo para enseñar a los niños a no rendirse. Pero también es importante validar los sentimientos del niño en lugar de decirle: “Anímate” o “No deberías sentirte tan mal”. Esto ayuda a los niños a aprender a confiar en sus sentimientos y a sentirse cómodos compartiéndolos. Los niños aprenderán que los contratiempos son una parte normal de la vida y que se pueden gestionar. Si su hijo saca un mal examen, no le compadezca ni le diga que nunca será un buen lector. Háblale de las medidas que puede tomar para mejorar la próxima vez. Cuando lo consiga, se sentirá orgulloso de su logro.

6. Inculcar la independencia y la aventura. Los niños seguros de sí mismos están dispuestos a probar cosas nuevas sin miedo al fracaso. Con los niños más pequeños, tendrás que supervisarlos desde la barrera. Prepárele situaciones en las que pueda hacer cosas por sí mismo y asegúrese de que la situación es segura, pero luego déjele espacio. Por ejemplo, demuéstrale cómo se hace un bocadillo y luego déjale que lo intente por sí solo, sin que tú le molestes ni intervengas. Anímale a explorar, ya sea una excursión a un parque nuevo o nuevos alimentos a la hora de comer. Excursiones de un día y salidas, nuevas aficiones, vacaciones y viajes con compañeros de equipo o de colegio pueden ampliar los horizontes de su hijo y fomentar la confianza en su capacidad para afrontar situaciones nuevas.

7. Fomente los deportes u otras actividades físicas. Los deportes, que ya no son dominio exclusivo de los chicos, ayudan a niñas y niños a ganar confianza en sí mismos. Aprenden que pueden practicar, mejorar y alcanzar metas. Otros beneficios: aprenden a reconocer sus puntos fuertes, a aceptar o reforzar sus puntos débiles, a manejar la derrota, a ampliar su círculo de amigos y a aprender a trabajar en equipo. Otro plus de confianza: se mantienen en forma y aprenden a respetar su cuerpo. Intenta encontrar una actividad física que le guste, ya sea la danza, las artes marciales, el ciclismo o el senderismo.

8. Apoye su pasión. Todo el mundo destaca en algo, y es estupendo que su hijo descubra ese algo. Como padre, respete y fomente los intereses de su hijo, aunque a usted no le interesen. Elogie a su hijo cuando consiga algo en sus incipientes aficiones. Si el talento de su hijo es tocar la guitarra en una banda, apoye su interés, siempre que no interfiera con responsabilidades como las tareas escolares. Esto no significa que des rienda suelta a tu hijo adolescente para que se quede fuera toda la noche o fume marihuana en tu garaje, lo que nos lleva al siguiente consejo.

9. Establece normas y sé coherente. Los niños se sienten más seguros cuando saben quién manda y qué pueden esperar. Aunque tu hijo piense que tus normas son demasiado estrictas, tendrá confianza en lo que puede y no puede hacer cuando establezcas normas y las hagas cumplir con coherencia. Cada hogar tendrá unas normas diferentes, que cambiarán con el tiempo en función de la edad de tu hijo. Sean cuales sean las normas de su hogar, tenga claro lo que es importante en su familia. Aprender y respetar las normas da a los niños seguridad y confianza. A medida que crecen, los niños pueden opinar más sobre las normas y responsabilidades. Pero es importante recordar que usted es el padre, no el mejor amigo. Algún día, cuando su hijo sienta la presión de sus compañeros, agradecerá tener la base y la confianza para decir: “No, no puedo hacer eso”.

10. Entrene las habilidades para relacionarse. La confianza en las relaciones es clave para la autoestima de su hijo. La relación inicial más importante es la relación afectuosa entre padres e hijos. Pero a medida que el círculo social de su hijo se amplíe, usted le ayudará a ver cómo sus acciones afectan a los demás, y le ayudará a aprender a mantener un núcleo interno de confianza cuando las acciones de otra persona le afecten a él. Como padre, su papel no es “arreglar” todas las situaciones, sino enseñar a su hijo la compasión, la amabilidad, la autoafirmación y, sí, la confianza para manejar los altibajos de las relaciones.

Anima a tus hijos. Para eso estás tú. Chinnapong/Shutterstock

Por Rachel Premack

Una de las partes más importantes de la crianza de los hijos es enseñarles a tener confianza en sí mismos.

Pero quizá no sepas cómo educar a un niño con una autoestima alta.

Empieza por elogiar sus esfuerzos, hablar abiertamente de sus emociones y hacerle saber que no pasa nada por cometer errores.

La confianza es uno de los mejores regalos que un padre puede hacer a su hijo.

Carl Pickhardt, psicólogo y autor de 15 libros sobre paternidad, explicó a Business Insider que un niño que carece de confianza en sí mismo será reacio a probar cosas nuevas o desafiantes porque teme fracasar o decepcionar a los demás.

Esto puede acabar frenándoles más adelante en la vida e impedirles tener una carrera de éxito.

“Los enemigos de la confianza son el desánimo y el miedo”, explica a Business Insider.

Por suerte, la confianza es algo que se puede fomentar incluso en los primeros años de vida de un niño. Con el “coaching emocional”, Terri Apter, psicóloga y autora de s

Tanto si consiguen marcar el gol de la victoria como si chutan fuera, su hijo no debe avergonzarse por intentarlo.

“A largo plazo, esforzarse constantemente genera más confianza que hacerlo bien de forma intermitente”, afirma.
  • Fomente la práctica para desarrollar la competencia
  • Anime a su hijo a invertir mucho tiempo en lo que le interesa, dice Pickhardt. A medida que mejore en la tarea, irá confiando más en sus crecientes capacidades.
  • No distingas entre actividades que parecen prácticas, como construir robots, y, por ejemplo, montar un grupo de rock. Desalentar ciertas actividades por encima de otras puede hacer que el niño sienta que sus intereses no son importantes.

Deja que resuelva los problemas por sí mismo

Monkey Business Images/Shutterstock

Si haces el trabajo duro por tu hijo, nunca desarrollará las habilidades o la confianza para resolver problemas por sí mismo.

“La ayuda de los padres puede impedir la confianza derivada de la autoayuda y de resolver los problemas por sí mismo”, afirma Pickhardt.

En otras palabras, es mejor que tu hijo saque unos cuantos notable y sobresaliente que sobresaliente, siempre y cuando aprenda realmente a resolver los problemas y a hacer el trabajo.

Ayúdale a entender que no puede ser amigo de todo el mundo

“Si una relación no funciona, otras lo harán, porque en general soy capaz de hacer buenos amigos, y seguiré teniendo éxito en el futuro”.

Esta es una de las creencias fundamentales de un niño seguro de sí mismo, escribió Apter en “The Confident Child: Cómo educar a los niños para que crean en sí mismos”.

Nótese que no se trata de suponer que todo el mundo les querrá y querrá ser su amigo, sino de que se llevarán bien con algunas personas y con otras no. No pasa nada si una amistad no sale bien.

Fomentar la curiosidad

A veces, el sinfín de preguntas de un niño puede resultar pesado, pero Paul Harris, de la Universidad de Harvard, afirma que es importante para su desarrollo.

“El niño tiene que darse cuenta primero de que hay cosas que no sabe… de que hay mundos invisibles de conocimiento que nunca ha visitado”, explica Harris, que estudia la psicología del desarrollo, a The Guardian.

Y la curiosidad está vinculada al desarrollo de la confianza en uno mismo, así como a otros rasgos como la persistencia, el autocontrol, las agallas y la concienciación, como escribió Paul Tough en el libro “Cómo triunfan los niños”.

Criar niños resilientes con agallas no es fácil, pero se puede conseguir.

Según el Departamento de Educación de EE. UU., la determinación es una de las habilidades clave que los niños necesitan para triunfar en el siglo XXI.

“Agallas, ¿qué es eso de agallas?”, te preguntarás…

Y lo que es más importante, ¿te has dado cuenta de que los investigadores no han identificado la belleza, el cerebro o el talento como los rasgos más importantes? (Por si no te has dado cuenta, la sociedad y los padres suelen dar mucho crédito a los que tienen A, B y C).

¿Qué es exactamente el valor?

El valor, en pocas palabras, es tener coraje, espina dorsal, espíritu, fuerza de carácter, fuerza de voluntad, fibra moral, fortaleza, resolución, determinación, perseverancia, resistencia, agallas y coraje.

En resumen, se define como tener las siguientes cualidades:

-La capacidad de perseverar ante los retos y contratiempos. En pocas palabras, significa el arte de no rendirse nunca.

-Es cuando una persona es capaz de identificar las estrategias y tácticas adecuadas para evaluar la situación y aplicar las herramientas adecuadas para mejorar esa situación.

-Es tener la FUERZA DE VOLUNTAD para mirar más allá de los problemas a corto plazo y centrarse más en los objetivos a largo plazo. Es decir, dolor a corto plazo para beneficio a largo plazo.

En realidad, el valor es bastante similar a la resiliencia y, afortunadamente, esta capacidad humana de afrontar, superar y, en última instancia, fortalecerse ante las adversidades y los retos de la vida es algo que realmente SE PUEDE APRENDER.

Sí, has oído bien. El valor es ENSEÑABLE.

Si tienes un hijo que muestra pocos signos de agallas, no todo está perdido.

El valor no es algo que se tenga o no se tenga: como padres, podemos ayudar a inculcar esta cualidad a nuestros hijos.

Para ayudar a su hijo a desarrollar el valor, puede hacer lo siguiente:

1 Modelar una mentalidad optimista

2 Elógielo de forma eficaz

3 Ayudarles a afrontar adecuadamente los contratiempos, las decepciones y los fracasos.

Lo más importante es que usted ANIME, ANIME y ANIME más a sus hijos para que les vaya bien.

Animar a tu hijo le hará sentirse más positivo y motivado y creará la base perfecta para vivir una vida resiliente.

A medida que sus hijos crezcan, este acto habitual de hablar con positividad y la actitud de “no rendirse nunca” acabará convirtiéndose en su voz interior y en su forma natural de afrontar los retos.

Como dijo Angela Duckworth El coraje es perseverar en tu futuro día tras día, no sólo durante una semana, ni durante un mes, sino durante años, y trabajar muy duro para convertir ese futuro en realidad.

Tener agallas o una mentalidad de crecimiento significa que aceptas los retos, te esfuerzas al máximo, aprendes de los comentarios y te inspiras en los éxitos de los demás.

Por el contrario, una persona con una mentalidad fija tiende a evitar los retos, se rinde con facilidad y se siente amenazada o molesta por los comentarios y los errores.

En pocas palabras:

G – DARLO TODO

R – REHAZLO SI ES NECESARIO

I – NO TE RINDAS

T – TÓMATE EL TIEMPO NECESARIO PARA HACERLO BIEN

DIEZ CONSEJOS PARA PADRES

1 No se adapte a todas las necesidades de su hijo ni sea un padre helicóptero.

2 Deje que cometan errores y anime a sus hijos a aprender de ellos.

3 No hable como si todo fuera un desastre catastrófico.

4 Proporcione a su hijo el apoyo emocional que necesita para alcanzar sus objetivos: ánimo, empatía y cariño.

5 Proporciónele también apoyo concreto: ayúdele a encontrar formas de alcanzar sus objetivos, muéstrele cómo dividir el gran objetivo en pasos más pequeños.

6 Controle sus expectativas: no espere la perfección de sus hijos. Tú también cometes errores y, de hecho, tú tampoco eres perfecto.

7 Aumente la confianza de su hijo permitiéndole abordar y dominar tareas manejables y adecuadas a su edad.

8 Anima a tu hijo a resolver pequeños problemas: empieza por los fáciles en lugar de darle problemas difíciles o irresolubles que le abrumarían.

9 No exponga a su hijo al fracaso.

10 Elogie su trabajo y esfuerzo, no sólo el resultado final.

Aquí tienes más

buenos consejos

sobre cómo educar a tu hijo para que tenga más confianza en sí mismo.

Para medir su valentía o la de su hijo, haga clic aquí.

Si tienes curiosidad por saber cómo puedes mejorar tu vida de forma instantánea, aquí tienes una estupenda hoja de trucos.

He escrito y creado más de 20 libros y cursos sobre paternidad y autodesarrollo. Puedes consultarlos aquí, en mi ESCUELA DE VIDA INSPIRADORA.

Si usted quiere mejorar sus habilidades de crianza dramáticamente echa un vistazo a SER MEJOR PADRE EN 30 DÍAS.

Puedes consultar mi lista de cosas favoritas aquí y los libros de autoayuda imprescindibles aquí.

Si crees que tu mentalidad podría mejorar, echa un vistazo a TU CORONA INVISIBLE.

TU VARA MÁGICA es para los perseguidores de sueños que sólo necesitan un empujón para moverse en la dirección correcta.

Por último, si quieres seguir en contacto, no dudes en unirte a nuestra INSPIRING LIFE TRIBE para recibir tu dosis semanal de inspiración. El mero hecho de que estés aquí ahora mismo significa que encajarías perfectamente.

Licenciada en psicología y diplomada en periodismo, Frances Vidakovic es autora de 21 libros, coach de vida certificada y creadora de cursos. Ahora se centra en crear contenidos excepcionales sobre crianza y autodesarrollo, diseñados para ayudar a las madres a vivir su mejor vida posible. Frances ha aparecido en varias plataformas, como Scary Mommy, Thrive Global, Medium y SBS Radio.

El término “generación fresa” es uno de los más comunes para describir a los millennials. Un amigo mío que trabaja en RRHH siempre bromea diciendo que al entrevistar a los millennials tendrán una serie de trucos diferentes para conocerlos mejor, especialmente aquellos que necesitan que sus padres estén presentes en la entrevista. Digo que necesitan, en lugar de que sus padres quieran seguirles, simplemente porque ya son mayores y si no quisieran que sus padres estuvieran allí, se habrían asegurado de que se quedaran en casa.

¿Qué podemos hacer como padres para construir un niño seguro de sí mismo, resiliente y con agallas? Yo siempre digo que todos nacemos con cero conocimientos. Yo, tú y la persona que está a tu lado, todos nacemos con cero conocimientos, sin embargo, todos podríamos tener actitudes muy diferentes. Lo que nos diferencia a todos es también cómo reaccionamos ante una situación. Como todos nacemos con conocimiento cero, vamos a hablar del fracaso de un niño y de la reacción de sus padres.Escenarios: Un niño de 3 años sube las escaleras del patio. Padre A: De pie a un lado, ayuda al niño a subir. Padre B: Anima al niño para que suba sin apoyo, pero se queda muy cerca. Progenitora C: Le dice a su hijo que esté seguro, y le explica cómo pueden estar seguros, le da un beso y le dice que mamá estará sentada junto al banco mirándole.

Aunque se podría aplaudir a la progenitora A por su atención, sin embargo, ¿estamos educando a nuestro hijo para que tenga confianza en sí mismo y resista? Si hay que animar a los niños, se puede hacer fácilmente después del recreo, diciéndoles lo orgullosos que están de que sean capaces de mantenerse a salvo por sí mismos, cómo pueden mejorar y lo que creen que han hecho de forma asombrosa.

  • Ahora nuestros 3 mejores consejos para hacer crecer la Confianza y la Resiliencia de un niño con Grit
  • 1. Sé un entrenador de vida, no un maniático del control ¿Te has dado cuenta de que los profesores son en realidad entrenadores? Ellos ayudan a los niños a trabajar de forma independiente, pero nunca hacen las cosas por ellos. Uno de los rasgos clave que suelen tener los padres es que, por amor, hacen cosas por los niños. A veces un simple acto de poner pasta de dientes para un niño, que sí, usted podría estar haciéndolo porque quiere evitar el desorden – pero piense en las habilidades motoras gruesas que desarrollan, la independencia y permitir que su hijo tome las riendas de su vida. Sé su entrenador, cuéntale las opciones que tiene en la vida y en qué se diferencia cada una de ellas, y deja que aprenda a decidir qué hacer.
  • Sé que me juzgaban mucho por dejar que mi hijo comiera solo. He hecho baby led weaning con todos mis hijos, pero en cuanto empiezan a usar tenedor y cuchara, a algunos les da vergüenza ver lo desordenado que es comer solo. Sin embargo, ¿te das cuenta de que, ya sea con 1 año, 2 o incluso 5, la primera vez que comen solos siempre lo hacen desordenadamente? Así que deja que tus hijos sean independientes lo antes posible.
  • 2| Por muy TOC que seas, un trabajo perfecto no es un buen trabajo
  • ¿Quieres ponerte manos a la obra y ayudar a tu hijo a colorear dentro de la línea? ¿O ayudar a tu hijo con los deberes? NO LO HAGAS. Exponlos al mundo real de que serán juzgados por su trabajo y a las consecuencias de no hacer los deberes. La intervención constante para “mejorar” su trabajo no sólo rompe su confianza en que su trabajo no es lo suficientemente bueno, esto le impedirá aprenderlo.
  • Así que, volviendo al punto uno, coge un papel vacío, dibuja algo y colorea dentro de la línea y haz otro dibujo similar y colorea fuera de la línea. Pregúntale cuál te parece más bonito. Deja que tomen la decisión. Incluso si creen que el color fuera de la línea es mejor. Sé un entrenador, no un obseso del control.
  • 3| Crea retos duraderos y deja que se sientan realizados

Los niños aprenden mejor experimentando el éxito: sus logros. Sin embargo, cree siempre retos sostenibles. Si tu hijo acaba de aprender a coger un lápiz, no esperes que al día siguiente sea capaz de escribir de la A a la Z. Con retos sostenibles y celebrando los pequeños logros es como desarrollan su confianza. Permíteles fracasar de vez en cuando. El fracaso es bueno para los niños, ya que desarrolla su resiliencia. La resiliencia no viene del fracaso en sí, sino de la experiencia de aprender que puedes levantarte, intentarlo una y otra vez, y finalmente tener éxito. Acuérdate siempre de entrenarles. Deja que pongan en práctica sus habilidades de reflexión sobre lo que ha ido mal, cuáles son las diferentes opciones que pueden hacer para alcanzar el éxito y deja que tomen su propia decisión. Todo lo que necesitan es saber que sus padres estarán ahí para apoyarles.

Se ha hablado mucho de la confianza en uno mismo y de cómo afecta a la personalidad general de un niño, así como de lo que los padres pueden hacer para que sus hijos tengan confianza en sí mismos. ¿Qué significa “confianza”? No es más que una forma de hacer que tu hijo sienta que tiene la capacidad de conseguir lo que desea. Confianza y seguridad son las dos caras de una misma moneda; ambas desempeñan un papel esencial en el desarrollo de la autoestima de los niños. Cada niño es único y su singularidad proviene del entorno que nutre su personalidad en general. Los padres son los primeros maestros y el modelo a seguir de un niño; son quienes se encargan de moldear toda su personalidad y de infundirle confianza. Un niño seguro de sí mismo tiene la capacidad de aprender más y conseguir más cosas, y se le considera más feliz que un niño con poca confianza en sí mismo. Entonces, ¿qué deben hacer los padres para lograr la compleja tarea de fomentar la confianza?

1. Los padres quieren a sus hijos desde lo más profundo de su corazón y es el sentimiento más importante que el niño nutre durante toda su vida. Haga siempre que su hijo se sienta querido, esta emoción le hará darse cuenta de que se le valora y cuida. Una familia, unos amigos y una sociedad cariñosos son los que hacen que una persona se sienta feliz y segura de sí misma. Si se da una situación en la que has ignorado o regañado al

2. Los niños imitan a las personas que les rodean, adoptan su lenguaje, su forma de pensar y su comportamiento. Los padres deben mostrar confianza en su comportamiento y animar a los niños a seguir su ejemplo. En lugar de desanimarles a emprender una nueva tarea, motíveles a probar cosas nuevas y a completar la tarea. El uso de palabras como “Tú puedes “, puede hacer maravillas en la construcción de la confianza en los niños y aumentar su moral.

3. A quién no le gusta que le feliciten. Los niños también esperan que sus padres les elogien cuando han hecho bien una tarea. Los elogios les hacen desarrollar un sentimiento de valía, lo que aumenta su confianza. A este respecto, los padres también deben tener cuidado, ya que un elogio poco realista o excesivo puede hacer que el niño se confíe demasiado y afectar a su proceso de pensamiento.

8. Apoye su pasión. Todo el mundo destaca en algo, y es estupendo que tu hijo descubra ese algo. Como padre, respete y fomente los intereses de su hijo, aunque a usted no le interesen. Elogie a su hijo cuando consiga algo en sus incipientes aficiones. Si el talento de su hijo es tocar la guitarra en una banda, apoye su interés, siempre que no interfiera con responsabilidades como las tareas escolares. Esto no significa que des rienda suelta a tu hijo adolescente para que se quede fuera toda la noche o fume marihuana en tu garaje, lo que nos lleva al siguiente consejo.

9. Establece normas y sé coherente. Los niños se sienten más seguros cuando saben quién manda y qué pueden esperar. Aunque su hijo piense que sus normas son demasiado estrictas, tendrá confianza en lo que puede y no puede hacer cuando usted establezca normas y las haga cumplir con coherencia. Cada hogar tendrá unas normas diferentes, que cambiarán con el tiempo en función de la edad de tu hijo. Cualesquiera que sean las normas de su hogar, tenga claro qué es importante en su familia. Aprender y seguir las normas da a los niños seguridad y confianza. A medida que crecen, los niños pueden opinar más sobre las normas y responsabilidades. Pero es importante recordar que usted es el padre, no el mejor amigo. Algún día, cuando su hijo sienta la presión de sus compañeros, agradecerá tener la base y la confianza para decir: “No, no puedo hacer eso”.

10. Entrene las habilidades para relacionarse. La confianza en las relaciones es clave para la autoestima de su hijo. La relación inicial más importante es la relación afectuosa entre padres e hijos. Pero a medida que el círculo social de su hijo se amplíe, usted le ayudará a ver cómo sus acciones afectan a los demás, y le ayudará a aprender a mantener un núcleo interno de confianza cuando las acciones de otra persona le afecten a él. Como padre, su papel no es “arreglar” todas las situaciones, sino enseñar a su hijo la compasión, la amabilidad, la autoafirmación y, sí, la confianza para manejar los altibajos de las relaciones.

2. Los niños imitan a las personas que les rodean, adoptan su lenguaje, su forma de pensar y su comportamiento. Los padres deben mostrar confianza en su comportamiento y animar a los niños a seguir su ejemplo. En lugar de desanimarles a emprender una nueva tarea, motíveles a probar cosas nuevas y a completar la tarea. El uso de palabras como “Tú puedes “, puede hacer maravillas en la construcción de la confianza en los niños y aumentar su moral.

3. A quién no le gusta que le feliciten. Los niños también esperan que sus padres les elogien cuando han hecho bien una tarea. Los elogios les hacen desarrollar un sentimiento de valía que aumenta su confianza. A este respecto, los padres también deben tener cuidado: los elogios poco realistas o excesivos pueden hacer que el niño confíe demasiado en sí mismo y afectar a su proceso de pensamiento.

4. Los padres son quienes pueden enseñar a los niños la teoría de que “los fracasos son los pilares del éxito”. Ya sea en los deportes o en los estudios, los niños pueden no conseguir los resultados deseados y sentirse abatidos por ello. Es vital enseñarles que no se puede tener éxito en todo y que los fracasos forman parte de la vida. El mantra consiste en intentarlo antes que rendirse. Ayude al niño a darse cuenta de que no hay por qué sentirse mal por el fracaso, los obstáculos de la vida son enseñanzas que posteriormente pueden utilizarse para alcanzar el éxito. De este modo, el niño se sentirá más seguro de sí mismo y estará orgulloso de sus logros en el futuro.

5. Déle independencia – Es bueno ser protector con su hijo, pero darle de vez en cuando la libertad de probar cosas nuevas, como excursiones de un día, con compañeros de clase y amigos, ampliará su horizonte y la capacidad de resolver las cosas de forma independiente. Los problemas de seguridad, aunque hay que abordarlos. Los niños que tienen confianza en sí mismos están abiertos a probar cosas nuevas y nunca temen el fracaso. El sentido de la aventura les dará nuevas experiencias de aprendizaje y confianza.

6. Disciplina en casa – En todas las casas hay ciertas normas que deben seguir todos los miembros de la familia. Los niños pueden pensar que las normas son estrictas, pero poco a poco irán sabiendo lo que es aceptable y lo que es inaceptable en la familia. La disciplina en casa hará que el niño desarrolle una sensación de seguridad y confianza y, en el futuro, el niño será más responsable.

7. Comprobación de la realidad – Los niños suelen fijarse metas poco realistas que, cuando no se consiguen, destrozan su nivel de confianza. Los padres son quienes conocen el calibre de sus hijos. Guiar a su hijo para que se fije metas realistas le evitará muchas angustias y le hará consciente de sus puntos fuertes y débiles. La atención debe centrarse principalmente en mejorar y no en ganar.

8. Ayuda a mano – Los niños se sienten más cómodos cuando están en un entorno seguro y en compañía de sus personas más queridas: sus padres. Realizar juntos distintas actividades domésticas, como pedirles que ayuden en la cocina, poniendo la mesa u horneando un pastel, les ayuda a desarrollar sus competencias, lo que aumenta sus niveles de confianza. El sentimiento de contribución refuerza su autoestima y les hace sentirse valiosos y felices.

9. Anímale a probar cosas nuevas – Anima a tu hijo a explorar y desarrollar nuevas habilidades. No deje que se instale en su zona de confort, anímele a probar nuevas actividades en las que se sienta desafiado. Esto ayuda a crear confianza en tu hijo con la capacidad de afrontar cualquier situación en la vida.

10. Establezca objetivos realistas – Cuando establece objetivos grandes y pequeños para su hijo, éste se siente fuerte cuando los cumple. Anime a su hijo a hacer una lista de lo que le gustaría conseguir. A continuación, divida los objetivos a largo plazo en puntos de referencia más pequeños y realistas. Al hacerlo, ayudará a su hijo a aprender nuevas habilidades mientras se encuentra en el camino de alcanzar el objetivo.

11. Practique conversaciones positivas con ellos – Cuando converse con su hijo, utilice siempre afirmaciones positivas. Las conversaciones negativas, como “¿Qué te pasa?”. “No eres bueno en esto”, son perjudiciales para los niveles de confianza de su hijo.

12. Juegue con ellos y déjeles dirigir – Cuando usted participa en una actividad dirigida por su hijo, le está haciendo sentirse importante y merecedor de su tiempo. El niño se siente valioso, realizado y, por tanto, más seguro de sí mismo.

13. 13. Pídales opiniones y respuestas – Cuando pide a los niños su opinión o consejo sobre temas apropiados para su edad, demuestra que valora sus ideas. Esto ayuda a fomentar la confianza.

14. Crea oportunidades para ayudarles a descubrir cosas sobre sí mismos – Debes crear oportunidades para que tus hijos descubran sus pasiones e intereses. Ayúdeles y apóyeles a explorar diversas actividades mientras descubren dónde reside su interés. Cuando los niños hacen algo que les gusta, automáticamente destacan en ello, y eso aumenta su confianza en sí mismos.

¿Cómo ayuda PlanetSpark a desarrollar un niño seguro de sí mismo?

PlanetSpark ofrece a los niños un programa completo de formación en habilidades para la vida. Ofrece formación sobre diversos aspectos de la construcción de la autoconfianza y el desarrollo de la personalidad. Las habilidades esenciales para la vida se enseñan en un entorno divertido a través de los cursos que se mencionan a continuación:

Se habla mucho de la confianza en uno mismo y de cómo afecta a la personalidad general de un niño, y de lo que los padres pueden hacer para que sus hijos tengan confianza en sí mismos. ¿Qué significa “confianza”? No es más que una forma de hacer que tu hijo sienta que tiene la capacidad de conseguir lo que desea. Confianza y seguridad son las dos caras de una misma moneda; ambas desempeñan un papel esencial en el desarrollo de la autoestima de los niños. Cada niño es único y su singularidad proviene del entorno que nutre su personalidad en general. Los padres son los primeros maestros y el modelo a seguir de un niño; son quienes se encargan de moldear toda su personalidad y de infundirle confianza. Un niño seguro de sí mismo tiene la capacidad de aprender más y conseguir más cosas, y se le considera más feliz que un niño con poca confianza en sí mismo. Entonces, ¿qué deben hacer los padres para lograr la compleja tarea de fomentar la confianza?

1. Los padres quieren a sus hijos desde lo más profundo de su corazón y es el sentimiento más importante que el niño nutre durante toda su vida. Haga siempre que su hijo se sienta querido, esta emoción le hará darse cuenta de que se le valora y cuida. Una familia, unos amigos y una sociedad cariñosos son los que hacen que una persona se sienta feliz y segura de sí misma. Si se da una situación en la que has ignorado o regañado al niño, pídele perdón y haz que se dé cuenta de que le sigues queriendo. No hay sustituto para el amor incondicional y una base sólida de confianza se construye sobre eso.

5. Enseñe resiliencia. Nadie tiene éxito en todo siempre. Habrá contratiempos y fracasos, críticas y dolor. Utilice estos obstáculos como experiencias de aprendizaje en lugar de considerar los acontecimientos como fracasos o decepciones. El viejo adagio “Inténtalo, inténtalo y vuelve a intentarlo” tiene su mérito, sobre todo para enseñar a los niños a no rendirse. Pero también es importante validar los sentimientos del niño en lugar de decirle: “Anímate” o “No deberías sentirte tan mal”. Esto ayuda a los niños a aprender a confiar en sus sentimientos y a sentirse cómodos compartiéndolos. Los niños aprenderán que los contratiempos son una parte normal de la vida y que se pueden gestionar. Si su hijo saca un mal examen, no le compadezca ni le diga que nunca será un buen lector. Háblale de las medidas que puede tomar para mejorar la próxima vez. Cuando lo consiga, se sentirá orgulloso de su logro.

6. Inculcar la independencia y la aventura. Los niños seguros de sí mismos están dispuestos a probar cosas nuevas sin miedo al fracaso. Con los niños más pequeños, tendrás que supervisarlos desde la barrera. Prepárele situaciones en las que pueda hacer cosas por sí mismo y asegúrese de que la situación es segura, pero luego déjele espacio. Por ejemplo, demuéstrale cómo se hace un bocadillo y luego déjale que lo intente por sí solo, sin que tú le molestes ni intervengas. Anímale a explorar, ya sea una excursión a un parque nuevo o nuevos alimentos a la hora de comer. Excursiones de un día y salidas, nuevas aficiones, vacaciones y viajes con compañeros de equipo o de colegio pueden ampliar los horizontes de su hijo y fomentar la confianza en su capacidad para afrontar situaciones nuevas.

7. Fomente los deportes u otras actividades físicas. Los deportes, que ya no son dominio exclusivo de los chicos, ayudan a niñas y niños a ganar confianza en sí mismos. Aprenden que pueden practicar, mejorar y alcanzar metas. Otros beneficios: aprenden a reconocer sus puntos fuertes, a aceptar o reforzar sus puntos débiles, a manejar la derrota, a ampliar su círculo de amigos y a aprender a trabajar en equipo. Otro plus de confianza: se mantienen en forma y aprenden a respetar su cuerpo. Intenta encontrar una actividad física que le guste, ya sea la danza, las artes marciales, el ciclismo o el senderismo.

8. Apoye su pasión. Todo el mundo destaca en algo, y es estupendo que su hijo descubra ese algo. Como padre, respete y fomente los intereses de su hijo, aunque a usted no le interesen. Elogie a su hijo cuando consiga algo en sus incipientes aficiones. Si el talento de su hijo es tocar la guitarra en una banda, apoye su interés, siempre que no interfiera con responsabilidades como las tareas escolares. Esto no significa que des rienda suelta a tu hijo adolescente para que se quede fuera toda la noche o fume marihuana en tu garaje, lo que nos lleva al siguiente consejo.

9. Establece normas y sé coherente. Los niños se sienten más seguros cuando saben quién manda y qué pueden esperar. Aunque tu hijo piense que tus normas son demasiado estrictas, tendrá confianza en lo que puede y no puede hacer cuando establezcas normas y las hagas cumplir con coherencia. Cada hogar tendrá unas normas diferentes, que cambiarán con el tiempo en función de la edad de tu hijo. Sean cuales sean las normas de su hogar, tenga claro lo que es importante en su familia. Aprender y respetar las normas da a los niños seguridad y confianza. A medida que crecen, los niños pueden opinar más sobre las normas y responsabilidades. Pero es importante recordar que usted es el padre, no el mejor amigo. Algún día, cuando su hijo sienta la presión de sus compañeros, agradecerá tener la base y la confianza para decir: “No, no puedo hacer eso”.

10. Entrene las habilidades para relacionarse. La confianza en las relaciones es clave para la autoestima de su hijo. La relación inicial más importante es la relación afectuosa entre padres e hijos. Pero a medida que el círculo social de su hijo se amplíe, usted le ayudará a ver cómo sus acciones afectan a los demás, y le ayudará a aprender a mantener un núcleo interno de confianza cuando las acciones de otra persona le afecten a él. Como padre, su papel no es “arreglar” todas las situaciones, sino enseñar a su hijo la compasión, la amabilidad, la autoafirmación y, sí, la confianza para manejar los altibajos de las relaciones.

Anima a tus hijos. Para eso estás tú. Chinnapong/Shutterstock

Por Rachel Premack

Una de las partes más importantes de la crianza de los hijos es enseñarles a tener confianza en sí mismos.

Pero quizá no sepas cómo educar a un niño con una autoestima alta.

Empieza por elogiar sus esfuerzos, hablar abiertamente de sus emociones y hacerle saber que no pasa nada por cometer errores.

La confianza es uno de los mejores regalos que un padre puede hacer a su hijo.

Carl Pickhardt, psicólogo y autor de 15 libros sobre paternidad, explicó a Business Insider que un niño que carece de confianza en sí mismo será reacio a probar cosas nuevas o desafiantes porque teme fracasar o decepcionar a los demás.

Esto puede acabar frenándoles más adelante en la vida e impedirles tener una carrera de éxito.

“Los enemigos de la confianza son el desánimo y el miedo”, explica a Business Insider.

Por suerte, la confianza es algo que se puede fomentar incluso en los primeros años de vida de un niño. Con el “coaching emocional”, Terri Apter, psicóloga y autora de s