Categories
es

Cómo estar más informado

Los conversadores experimentados suelen ser grandes narradores y pueden mantener una conversación sobre una gran variedad de temas. Cuando se está bien informado y se es culto, las conversaciones triviales pueden convertirse en algo más que una oportunidad para pasar el tiempo. Por el contrario, es una forma fácil de mantener conversaciones interesantes con clientes y colegas.

Si quiere elevar su capacidad para establecer contactos al siguiente nivel, propóngase adquirir un repertorio completo de temas de conversación. Lea periódicos, libros y revistas. Escuche podcasts y charlas TED. Apúntate a clases y asiste a actos culturales. Viaje a lugares exóticos.

Si invierte en desarrollo personal, destacará como empresario inteligente, experimentado e interesante. Aquí tienes ocho formas de aprender un poco sobre mucho en sólo unos minutos al día.

1. Suscríbase a un periódico. Puede suscribirse a su periódico local u optar por un diario de difusión nacional como The New York Times o el Wall Street Journal . Si prefiere que no le entreguen el periódico en casa o en la oficina, la mayoría ofrece una edición digital por un precio de suscripción reducido. Conéctese a Internet y lea periódicos de otras partes del mundo. Cuando viaje, recoja el periódico local en el aeropuerto. Es una oportunidad para animar la conversación con clientes, colegas y amigos.

2. Lea 20 minutos al día. Como dice el refrán, “los lectores son líderes”. Coja uno o dos libros sobre un tema interesante del que sepa muy poco. Lea ficción y no ficción. Si tiene una agenda muy apretada o suele distraerse a última hora del día, lea a primera hora de la mañana o durante la pausa para comer.

3. 3. Haz varias cosas a la vez cuando vayas al trabajo. Los podcasts y audiolibros pueden ayudarte a pasar el tiempo en el tráfico o en el tren, y enseñarte algo al mismo tiempo. Investiga qué podcasts y audiolibros están disponibles sobre el tema que te gustaría aprender. Lee las reseñas y descárgate algunos en tu smartphone. Incluso un trayecto corto te dará tiempo suficiente para aprender un par de cosas nuevas.

4. Escucha y aprende. Puede que te sientas tentado a abandonar una conversación de grupo si ésta deriva hacia un tema con el que no estás familiarizado. En lugar de eso, quédese y escuche. Haga preguntas. Ofrece cualquier idea que tengas basada en tu experiencia y perspectiva únicas.

5. Apúntate a una clase. Muchos ayuntamientos ofrecen clases de educación de adultos en una variedad de temas que van desde la pintura a la escritura creativa, pasando por las lenguas extranjeras. Estas clases suelen ser pequeñas, baratas y te darán la oportunidad de explorar un área de interés. Si tu ciudad o condado no ofrece clases, ponte en contacto con tu colegio comunitario o universidad local.

6. Asista a eventos locales. Lo más probable es que en tu zona haya docenas de grupos que se reúnen periódicamente por motivos sociales y profesionales. La mayoría se centran en una cosa: una industria o profesión, una cultura concreta o un interés compartido. Apúntate y acude cuando tengas

8. Aventúrate a salir de tu zona de confort. Si buscas conscientemente las oportunidades, hay miles de formas de conocer gente nueva y aprender cosas nuevas. Aproveche los conocimientos que le ofrecen sus vecinos, colegas y conocidos. Haz preguntas y sé curioso. Si un tema concreto despierta su interés, diríjase a un experto con una pregunta concreta. El mundo está lleno de sorpresas; todo lo que tienes que hacer es mantener los ojos abiertos.

Última actualización: 27 de octubre de 2019 Referencias aprobadas

wikiHow es una “wiki”, similar a Wikipedia, lo que significa que muchos de nuestros artículos son coescritos por múltiples autores. Para crear este artículo, 41 personas, algunas anónimas, trabajaron para editarlo y mejorarlo a lo largo del tiempo.

Hay 21 referencias citadas en este artículo, que se pueden encontrar al final de la página.

wikiHow marca un artículo como aprobado por los lectores una vez que recibe suficientes comentarios positivos. En este caso, el 92% de los lectores que votaron consideraron que el artículo era útil, lo que le valió el estatus de aprobado por los lectores.

Este artículo ha sido visto 349.619 veces.

No hay trucos secretos ni métodos mágicos para adquirir conocimientos. Tampoco hay una única manera de saber. El conocimiento tiene muchas facetas variadas que abarcan habilidades que van desde aprender a leer libros hasta entender cómo construir o crear, saber cómo gestionar tus finanzas o resonar con la madre naturaleza.

¿Cómo puedes vivir sin prejuicios?

¿Quieres más pruebas?

Una escritora apasionada a la que le encanta compartir sobre psicología positiva. Leer perfil completo

Aprender nuevas habilidades a cualquier edad reporta enormes beneficios, como aumentar la autoestima y la sensación de logro y crecimiento personal, además de mantener las neuronas activas y en buen uso.

A todos nos puede costar encontrar la motivación para seguir aprendiendo, sea cual sea el tema, pero hay varias formas de conseguirlo. Entonces, ¿cómo podemos aprender de forma eficaz y aumentar nuestros conocimientos?

Motivación, el punto óptimo y el déficit de información

Para aprender algo con eficacia, tenemos que estar presentes en el punto óptimo. Este es el espacio mágico en el que no nos encontramos en nuestra zona de confort ni nos forzamos tanto que nos desmotivamos.

La motivación es fundamental para seguir aprendiendo cosas nuevas, y el punto óptimo es la clave para mantenerla. Detenerse demasiado tiempo en información que ya conocemos puede llevarnos al aburrimiento, y adentrarnos demasiado en territorio desconocido puede hacernos perder rápidamente esa motivación tan necesaria. Es importante que mantengas un buen equilibrio y des pasos pequeños pero estimulantes para seguir avanzando.

Para ello, debes ser consciente de la falta de información. Esto es crucial a la hora de mantener la motivación para adquirir más conocimientos; siempre deberíamos empezar por un tema en el que tengamos conocimientos básicos pero en el que aún necesitemos un avance de información para llenar el vacío. Así podremos conectar mejor nuestros conocimientos con lo que hemos aprendido previamente.

Recordemos que la curiosidad es una de las mayores motivaciones para aprender, pero ésta puede desaparecer fácilmente si el nivel en el que estamos aprendiendo es demasiado difícil. Mantener un buen ritmo y recordar que con pequeños pasos se consiguen grandes objetivos mantendrá la desmotivación al mínimo.

No todo el mundo aprende de la misma manera

Lo importante es recordar que todos somos diferentes a la hora de aprender nueva información y habilidades. Se suele pensar que la inteligencia es nuestro potencial intelectual, que puede medirse con pruebas de coeficiente intelectual, pero, de hecho, las investigaciones han demostrado que existe un amplio espectro de inteligencia que difiere de una persona a otra y no puede limitarse a las pruebas convencionales; esto significa que las personas tienen el potencial de sobresalir con diferentes capacidades cognitivas y, por lo tanto, aprender eficazmente de formas completamente distintas.

Comprender tu técnica de aprendizaje y utilizarla te permitirá adquirir más conocimientos sobre el tema que estás aprendiendo. Una vez descubierta, conviértela en tu principal fuente de aprendizaje, asegurándote de incorporar algunas formas alternativas para obtener resultados óptimos.

Con esto en mente, he aquí las formas más eficaces de retener la información y adquirir las destrezas aprendidas.

Tácticas de memoria

Memorizar información puede resultar más fácil para unos que para otros. Si te cuesta retener los puntos clave y los temas más complicados, mejorar tu concentración es una forma de solucionarlo.

Estudios neurocientíficos han demostrado que escuchar cierto tipo de música no sólo aumenta la productividad, sino que ayuda a concentrar la mente y retener la información. Sitios web como [email protected] pretenden mantenerle en un estado de flujo y concentración que permita a su cerebro utilizar su función de memoria.

Atascar demasiada información en poco tiempo puede ser tentador, pero en última instancia es pereza disfrazada. Cuando empollamos, no pensamos detenidamente en el significado de lo que estamos aprendiendo; en otras palabras, se trata de calidad, no de cantidad.

Asegúrate de estructurar bien tu tiempo. Las sesiones de estudio estructuradas a lo largo de un periodo de tiempo te permiten procesar la información de forma más adecuada, y las investigaciones han descubierto que el cerebro asimila más información a través de pequeñas sesiones regulares que de una larga maratón.

Aprendizaje relacionado

Relacionar y aplicar lo aprendido a situaciones ya conocidas es una forma eficaz de comprender la nueva información. Al hacerlo, permites que tu cerebro vea conexiones a través de la experiencia y el conocimiento previo, lo que lo consolida en la mente y permite que se fije.

Si intentas aplicarlo a tu propia vida o a cosas que te resultan interesantes e importantes, a la larga te ayudará a concentrarte y motivarte.

Aprender practicando

Este es uno de los métodos de aprendizaje más populares y uno de los que considero más eficaces. Sacar palabras de una página puede ser bueno en dosis, pero a menudo nuestro cerebro necesita experimentar las teorías para comprender plenamente las conexiones.

Un buen ejemplo de ello es cuando aprendemos un nuevo idioma. La forma más eficaz es la técnica de inmersión, que consiste en ponerse en una situación en la que uno se ve obligado a hablar el idioma y el cerebro se ve obligado a buscar traducciones y a captar las sutilezas del habla, la entonación y la suposición a través de los gestos. Ponerse

Es una forma eficaz de comprobar si tus técnicas te funcionan o no. Abre un blog, crea una presentación o participa en debates sobre el tema para afianzar tus conocimientos.

Prueba distintos métodos de aprendizaje

Como he señalado antes, lo primero que debes hacer es encontrar una forma concreta de aprender que te resulte atractiva. Sin embargo, no se limite a un solo método. El cerebro necesita estímulos y, aunque un método sea muy eficaz, puedes correr el riesgo de aburrirte y es en este espacio donde la motivación puede decaer.

Cuando encuentre el método más eficaz, utilícelo, pero intente también combinar la lectura, el visionado de vídeos relacionados, las sesiones prácticas y las explicaciones a otras personas; tanto el aspecto visual como el verbal son factores importantes a la hora de aprender de forma eficaz y adquirir más conocimientos sobre el tema elegido, lo que crea un buen equilibrio.

Recuerda siempre que aprender de forma eficaz requiere tiempo y práctica, ya que es necesario crear y establecer nuevos hábitos. Sé paciente contigo mismo y céntrate en un método cada vez para descubrir cuál es el que más te conviene. La motivación es la clave, así que haz lo posible por mantenerla; céntrate en los pasos pequeños, constantes y eficaces que te lleven al siguiente nivel.

Es un placer encontrarse con personas que saben de verdad. Son excelentes conversadores y dan la impresión de ser muy completos. Esto es importante si desea hacerse más simpático o está intentando ampliar su círculo de contactos.

6 formas de adquirir más conocimientos

No tema entablar conversación con personas más inteligentes que usted.

Lea un periódico todos los días.

Escuche un episodio de un audiolibro o podcast cada día.

  1. Aprovecha los ratos muertos
  2. Visita las exposiciones que se celebren en tu zona
  3. Asiste a una clase sobre un tema completamente nuevo para ti
  4. 1. No tengas miedo de entablar conversación con personas más inteligentes que tú
  5. Muchas personas empiezan a sentirse incómodas cuando se dan cuenta de que no entienden o no están familiarizadas con un tema del que alguien está hablando. Pueden intentar cambiar de tema o, peor aún, inventar una excusa para marcharse.
  6. La próxima vez que esto ocurra, intenta continuar la conversación. Haz preguntas sobre temas que desconozcas y responde con tus propias opiniones cuando puedas. No hay que avergonzarse por mostrar interés en aprender algo nuevo.

2. Leer el periódico todos los días

Demostrar que estás al día de la actualidad es un claro indicio de inteligencia. Siempre ha sido y será importante estar al tanto de lo que ocurre a tu alrededor.

Si no te gusta leer los periódicos físicos de la vieja escuela, intenta suscribirte a una versión online. Hay muchos portales que ofrecen noticias de calidad por una suscripción razonable.

¡Muchos incluso envían resúmenes diarios directamente a tu bandeja de entrada!

3. Escuche cada día un episodio de un audiolibro o podcast

Hay una gran variedad de audiolibros y podcasts gratuitos en Internet, así que hay para todos los gustos.

Re

Una mente ociosa es el patio de recreo del diablo. Cuando te encuentres en una situación en la que tu mente no esté trabajando (como en una sala de espera, durante la pausa para comer o en el trayecto al trabajo), intenta hacer algo para ocuparte.

Tómate tu tiempo para leer o escuchar un audiolibro o un podcast. Dale un buen uso a tu smartphone descargándote artículos interesantes que leerás cuando tengas tiempo. Es mejor alimento para el cerebro que pasar ese tiempo simplemente observando a la gente que te rodea.

5. Visita las exposiciones que se celebren en tu zona

¿Sabes todos esos carteles que ves en el edificio de tu oficina o apartamento en los que se anuncia un evento interesante? La próxima vez que pase por delante de uno, intente prestarle atención.

Estos pequeños eventos o exposiciones suelen ser una forma estupenda de aprender cosas nuevas y conocer gente nueva. Cuanto más oscuro sea el evento, mejor. Acabarás aprendiendo cosas curiosas que te convertirán en una persona mucho más interesante.

6. Asiste a una clase sobre un tema completamente nuevo para ti

Si hace años que te graduaste, es probable que no hayas experimentado lo que es ser estudiante recientemente. A veces, la mejor forma de aprender es sentarse en una clase y escuchar a un experto que sepa más que tú.

Investiga en centros de tu zona que ofrezcan clases sobre temas de los que quieras aprender más. No suelen ser demasiado caros y te darán una oportunidad única de profundizar en un tema nuevo.

Guárdalo para más tarde

Espero que te haya gustado este post. Por favor, comparte e inspira a otros también.

Descubre hoy tu verdadera vocación y propósito en la vida

Descargue este eBook GRATIS introduciendo su nombre y correo electrónico a continuación ahora. Empezaremos a descubrir tu verdadera vocación y la razón por la que estás vivo.

En mi primer día como gerente en una empresa de software, descubrí que la mayoría de mis empleados habían estado haciendo su trabajo durante varios años, algunos, durante más de 10 años. Y yo, una ex pastelera y tecnóloga de 24 años, me convertí en su supervisora directa.

Lo que significaba: Cuando los miembros de mi equipo tenían preguntas sobre cualquier tema, desde la recuperación de una contraseña perdida hasta la compleja configuración del software que habían implantado, acudían a mí para que se las resolviera. Lo único en lo que podía pensar era que no sabría ni una sola respuesta a ninguna de esas preguntas y que ellos se darían cuenta de mi “pericia”.

Naturalmente, me entró el pánico. Inmediatamente me arrepentí de haber aceptado el trabajo, maldije al reclutador que pensó que estaba remotamente cualificada para el puesto y me fui al baño con lágrimas en los ojos, donde nadie podía oír mis patéticos lloriqueos.

Cuando recuperé la compostura (y las ganas de triunfar), supe que tenía que sacar lo mejor de esta difícil situación. Seguramente no lo sabía todo sobre mi nueva empresa ni sobre el funcionamiento interno de su software, pero tenía experiencia en gestión y, con eso a mi favor, podía hacer que funcionara.

Si te encuentras en una situación en la que tus empleados saben más que tú, no te preocupes.

Si uno de tus subordinados directos te pregunta algo cuya respuesta desconoces, sé sincero. Al principio, lo evitaba porque estaba seguro de que me haría parecer débil, ignorante y totalmente inadecuado para ocupar un puesto directivo. Pero si vas por otro camin o-dar una respuesta que crees que es correcta pero no lo es – tú (y tu empleado) podríais acabar en una posición aún peor y perderíais rápidamente el respeto de vuestro equipo.

Por otro lado, tampoco desprecies estas preguntas. Admitámoslo, no hay nada peor que preguntar a tu superviso r-la persona a la que se supone que debes plantear tus dudas e inquietudes – y que te responda: “No lo sé, tendrás que preguntar a otra persona”.

He aquí un enfoque mejor: Dígale a su empleado que no está seguro de la respuesta, pero que ya se la dirá alguien que sí la sepa. Claro, puede que te lleve unos minutos (u horas) encontrar la información, pero si sigues adelante y al final obtienes la respuesta que necesita, te ganarás su respeto al instante.

Aprenda de ellos

En lugar de temer los conocimientos de tus empleados (y lo que pensarán de tu falta de conocimientos), ¡aprovéchalos! Ser el recién llegado a una empresa es completamente abrumador, pero recuerde: No importa cuánto tiempo lleven allí sus subordinados directos, ellos también tuvieron un primer día, y saben lo que se siente al ser el pez fuera del agua y no entender del todo el galimatías específico de la empresa que se le viene encima a la velocidad del rayo.

Así que, durante las primeras semanas, dedique tiempo a sentarse con cada uno de sus empleados, observe sus rutinas diarias y hágales muchas preguntas sobre lo que hacen y de lo que hablan. Disfrutarán demostrando sus conocimientos y usted aprenderá más de ellos que de un manual de formación.

Pídales su opinión

Los empleados que llevan más de 10 años en una empresa inevitablemente han visto cambiar los procesos una y otra vez. Han visto lo que funciona, lo que hay que mejorar y lo que, por lo que a ellos respecta, nunca cambiará.

Como directivo que busca formas de mejorar los procesos, aumentar la eficacia y la productividad, y dar vida a las ideas, éste es un recurso fantástico. Pregunte a los miembros más veteranos de su equipo por sus opiniones e ideas: a menudo le darán pistas sobre problemas y preocupaciones en los que no había pensado antes. Si no acabas de entender un problema o un proceso, pueden ayudarte a resolverlo, además de aportarte ideas sobre cómo modificarlo.

Mi consejo, sin embargo: No dejes que estas conversaciones se conviertan en un discurso infructuoso de quejas; asegúrate de que los puntos débiles que discutáis conduzcan realmente a la adopción de medidas y mantén la vista en el objetivo de resolver problemas y mejorar los procesos.

Respétele

Por último, recuerda prestar atención a tu propio estado de ánimo. Es fácil llegar a un puesto directivo a la defensiva, pensando que debes haber ganado a todos tus empleados para este codiciado puesto, y extrapolar que van a ser celosos, irrespetuosos y amargados contigo.

Pero lo cierto es que los puestos directivos y las funciones de sus empleados no siempre van de la mano, y las habilidades necesarias para cada uno suelen ser completamente diferentes. Es posible que nadie en el departamento quisiera ese puesto de gestión, porque no querían ocuparse de las reuniones, los presupuestos, la disciplina de los empleados y todas las demás tareas que conlleva el papel de supervisor.

Teniendo esto en cuenta, es importante dejar de lado las suposiciones, dejar el ego en la puerta y transmitir lo mucho que respeta y valora a sus empleados. Recuerde que sólo combinando sus habilidades y las suyas podrá hacer avanzar la empresa. Haga saber a sus empleados lo mucho que valora sus conocimientos, y serán más receptivos a su liderazgo.

Créame, dirigir a un grupo de empleados veteranos y expertos es realmente intimidante. Pero cuando los reconoce como el recurso que son y se compromete a aprender todo lo posible, se convertirá inevitablemente en un líder más fuerte.

por Ron Kurtus (revisado el 24 de mayo de 2012)

En tu papel de estudiante, es importante que conozcas bien tus asignaturas y que domines las técnicas de estudio.

Tu capacidad para estudiar con eficacia aumenta con el conocimiento y la habilidad, lo que se traduce en mejores notas. Ser capaz de entender cosas y realizar tareas puede hacerte sentir seguro y bien contigo mismo.

El conocimiento se adquiere estudiando y la destreza aplicando lo aprendido.

Algunas de las preguntas que te pueden surgir son

¿Qué determina el conocimiento y la destreza?

¿Qué beneficios obtienen los estudiantes?

¿Cómo puede un alumno adquirir conocimientos?

Esta lección responderá a esas preguntas.

Conocimiento y destreza

Ser un buen estudiante significa estar bien informado sobre las asignaturas y las técnicas de estudio.

  • Los conocimientos insuficientes causan mala impresión
  • Un alumno con conocimientos insuficientes no sabe de lo que habla y no sabe cómo tener éxito en la escuela.
  • Dominar las técnicas

Ser hábil en la escuela significa que dominas las técnicas de estudio y eres capaz de hacer trabajos y exámenes de forma eficaz.

Saber más de una asignatura

Algunos estudiantes se especializan en una o dos asignaturas, hasta el extremo. Si se trata de ciencias o informática, se les suele llamar empollones. Si se trata sólo de deportes, se les llama deportistas. Mi opinión es que es bueno tener conocimientos moderados sobre tantas materias como sea posible.

Importancia y ventajas

Es mucho más fácil ir a la escuela si conoces a fondo la materia y eres hábil en técnicas de estudio.

Avergonzado por la falta de conocimientos

La falta de conocimientos puede provocar ansiedad y vergüenza. Un estudiante con conocimientos suele sacar mejores notas.

Superar los retos

Un estudiante hábil en técnicas de estudio sabrá hacer los deberes y prepararse para un examen con facilidad. A menudo, un estudiante hábil puede superar la falta de conocimientos gracias a su capacidad de estudio.

Adquirir confianza

Confianza y estima, además de mejores notas, son algunas de las recompensas de tener conocimientos y ser hábil.

Adquirir conocimientos

Debes asegurarte de que adquieres conocimientos y habilidades.

Observa, estudia y lee

La forma de adquirir conocimientos en la escuela es observar, estudiar y leer. Los buenos estudiantes son conocidos por ser lectores voraces. La curiosidad y el interés por muchas cosas te ayudan a adquirir conocimientos sobre ellas.

Aplicar lo aprendido

Aplicar lo que has aprendido y también analizar los

Debes conocer bien tus asignaturas y dominar las técnicas de estudio. Así obtendrás mejores notas y te sentirás seguro y bien contigo mismo. El conocimiento se adquiere estudiando y la destreza aplicando lo aprendido.

Observa y aprende

Recursos y referencias

Páginas web

Libros

(Aviso: La Escuela de Campeones puede ganar comisiones por la compra de libros)

Preguntas y comentarios

¿Tiene alguna pregunta, comentario u opinión sobre este tema? Si es así, envíeme un correo electrónico con sus comentarios. Intentaré responderte lo antes posible.

Compartir esta página

Haga clic en un botón para marcar o compartir esta página a través de Twitter, Facebook, correo electrónico u otros servicios:

Estudiantes e investigadores

La dirección Web de esta página es: www. school-for-champions. com/grades/ importance_of_being_knowledgeable. htm

Por favor, inclúyela como enlace en tu página web o como referencia en tu informe, documento o tesis.

Los beneficios de la regulación social de las emociones.

Publicado el 30 de mayo de 2018

Piensa en los sentimientos positivos que experimentaste la última vez que hiciste algo bueno por otra persona. Tal vez fue la satisfacción de hacer un recado para su vecino, o la sensación de plenitud del voluntariado en una organización local, o la gratificación de donar a una buena causa. O tal vez la simple alegría de haber ayudado a un amigo. Se cree que este “cálido resplandor” de prosocialidad es uno de los motores del comportamiento generoso en los seres humanos. Uno de los motivos de los sentimientos positivos asociados a la ayuda a los demás es que ser prosocial refuerza nuestro sentido de la relación con los demás, lo que nos ayuda a satisfacer nuestras necesidades psicológicas más básicas.

La investigación ha hallado muchos ejemplos de cómo hacer el bien, en formas grandes o pequeñas, no sólo nos hace sentir bien, sino que también nos hace bien a nosotros. Por ejemplo, se han documentado repetidamente los beneficios del voluntariado para aumentar el bienestar y reducir la depresión. Lo mismo ocurre con la sensación de sentido y finalidad que suele acompañar al comportamiento altruista. Incluso cuando se trata de dinero, gastarlo en los demás aumenta la felicidad en comparación con gastarlo en nosotros mismos. Además, ahora hay pruebas neuronales procedentes de estudios de resonancia magnética funcional que sugieren un vínculo entre generosidad y felicidad en el cerebro. Por ejemplo, donar dinero a organizaciones benéficas activa las mismas regiones (mesolímbicas) del cerebro que responden a las recompensas monetarias o al sexo. De hecho, la mera intención y el compromiso con la generosidad pueden estimular cambios neuronales y hacer más felices a las personas.

Investigaciones recientes sugieren otra forma en que nuestro bienestar puede beneficiarse de la práctica de conductas prosociales: ayudar a los demás a regular sus emociones nos ayuda a regular las nuestras, disminuye los síntomas de depresión y, en definitiva, mejora nuestro bienestar emocional.

Regular las emociones de los demás

Nuestro día a día nos ofrece muchas oportunidades para regular nuestras emociones. Cuando estamos contentos, tristes, frustrados o ansiosos, encontramos formas de gestionar nuestros sentimientos para satisfacer las exigencias de nuestro entorno. A veces, sin embargo, cuando el peso de nuestras emociones es demasiado grande, acudimos a los demás en busca de apoyo. La regulación social de las emociones es un componente clave de nuestras relaciones. Cuando ayudamos a nuestros hijos a superar una rabieta, a un amigo a superar una ruptura o a nuestra pareja a reconfortarse después de un día difícil, solemos recurrir a la regulación social de las emociones. Tanto si somos nosotros los que proporcionamos el apoyo emocional como si lo buscamos, las dos formas más comunes de ayudar a los demás a regular sus emociones son la aceptación (mostrar empatía validando sus sentimientos) y la revalorización (ayudar a los demás a pensar en su situación de una forma diferente). Un estudio reciente de la Universidad de Columbia ha revelado que cuando ayudamos a los demás a superar sus situaciones estresantes, estamos mejorando nuestras propias habilidades de regulación de las emociones y, por lo tanto, beneficiando nuestro propio bienestar emocional.

El estudio

Durante un periodo de tres semanas, se proporcionó a los participantes un entorno en línea anónimo en el que podían compartir sus historias personales sobre acontecimientos vitales estresantes. También podían proporcionar apoyo emocional a otros participantes respondiendo a sus entradas con mensajes breves y empáticos. Los participantes se ayudaban mutuamente identificando posibles distorsiones del pensamiento, sugiriendo estrategias de reevaluación o transmitiendo palabras de aceptación. Se valoró el grado de utilidad de las respuestas y los participantes tuvieron la oportunidad de expresar su gratitud por los mensajes de aceptación o revalorización que recibieron de los demás.

Los resultados mostraron que ayudar a los demás a regular sus emociones predecía mejores resultados emocionales y cognitivos para los participantes que prestaban la ayuda. Además, dado que los niveles elevados de atención centrada en uno mismo son comunes en la depresión, cuanto más ayudaban las personas a los demás, más predecía su conducta de ayuda una reducción de su propia depresión, gracias al uso de la revalorización en su propia vida diaria. Los análisis de seguimiento mostraron además que este aumento de la revalorización en la vida de las personas también afectaba a su estado de ánimo y a su felicidad subjetiva. Curiosamente, los mensajes que utilizaban un lenguaje centrado en el otro (por ejemplo, pronombres en segunda persona como tú y tu ) se consideraban más útiles y suscitaban más gratitud por parte de los participantes. De hecho, utilizar un lenguaje centrado en el otro no sólo ayudaba a las personas necesitadas, sino también a quienes ayudaban. Este hallazgo sugiere que, cuando se presta apoyo emocional a otras personas, intentar adoptar plenamente su perspectiva puede aumentar la revalorización y conducir a mejores resultados psicológicos para quienes prestan el apoyo.

La próxima vez que se encuentre ayudando a alguien a regular sus emociones, considere cómo sus esfuerzos pueden estar proporcionándole una oportunidad de practicar para futuras situaciones a distancia y, en consecuencia, mejorar su bienestar emocional. Así, cuando se trata de los beneficios de la regulación social de las emociones, las palabras de San Francisco de Asís suenan especialmente conmovedoras: Porque en el dar está el recibir.

Doré, B. P., Morris, R. R., Burr, D. A., Picard, R. W. y Ochsner, K. N. (2017). Ayudar a otros a regular la emoción predice una mayor regulación de las propias emociones y una disminución de los síntomas de depresión. Boletín de Personalidad y Psicología Social, 43(5), 729-739.

Dunn, E. W., Aknin, L. B., & Norton, M. I. (2008). Gastar dinero en los demás promueve la felicidad. Science, 319(5870), 1687-1688.

Ingram, R. E. (1990). Self-focused attention in clinical disorders: Review and a conceptual model. Psychological Bulletin, 107, 156-176.

Jenkinson, C. E., Dickens, A. P., Jones, K., Thompson-Coon, J., Taylor, R. S., Rogers, M., . & Richards, S. H. (2013). ¿Es el voluntariado una intervención de salud pública? Una revisión sistemática y meta-análisis de la salud y la supervivencia de los voluntarios. BMC Public Health, 13(1) , 773.

Moll, J., Krueger, F., Zahn, R., Pardini, M., de Oliveira-Souza, R., & Grafman, J. (2006). Human fronto-mesolimbic networks guide decisions about charitable donation. Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 103(42) , 15623-15628.

Park, S. Q., Kahnt, T., Dogan, A., Strang, S., Fehr, E. y Tobler, P. N. (2017). Un vínculo neuronal entre la generosidad y la felicidad. Nature Communications, 8 , 15964.

Post, S. G. (2005). Altruismo, felicidad y salud: Es bueno ser bueno. International Journal of Behavioral Medicine, 12(2) , 66-77.

Van Tongeren, D. R., Green, J. D., Davis, D. E., Hook, J. N., & Hulsey, T. L. (2016). La prosocialidad mejora el sentido de la vida. The Journal of Positive Psychology, 11(3) , 225-236.

Weinstein, N., y Ryan, R. M. (2010). Cuando ayudar ayuda: Autonomous motivation for prosocial behavior and its influence on well-being for the helper and recipient. Journal of Personality and Social Psychology, 98(2), 222.

Adquirir conocimientos ayuda enormemente a gestionar la vida personal y profesional de forma eficaz y eficiente. Una persona bien informada y con conocimientos siempre es vista con respeto en la sociedad y se la considera una experta que ofrece valiosos consejos y sugerencias. Uno siempre debe estar interesado en aumentar el conocimiento, pero sabiendo bien que el conocimiento debe ir acompañado de sabiduría. Mejorar el conocimiento y la conciencia y aplicarlo eficazmente sobre la base del sentido común es una de las cosas importantes que pueden hacer que la vida de uno sea más fácil y mejor.

Hay dos formas de hacerlo

Ver la televisión también es una buena manera de obtener información actualizada. Dedica algo de tiempo a ver programas de televisión, como noticias, canales de descubrimientos, concursos y diversos programas de competición que proporcionan buena información.

Empieza a enseñar a otros, ya que enseñar no sólo ayuda a los demás, sino que también te ayuda a ti. Mientras enseñas, puedes centrarte en el tema y mejorar tu concentración. De este modo, la enseñanza tiene un doble efecto. Enseñando a los demás puedes enseñarte a ti mismo a la vez que refuerzas tu proceso de aprendizaje y haces que tus conceptos sean más sólidos al explicar otros de forma más clara.

Si no lo tienes, adquiere un nuevo hábito. Se trata del hábito de escribir. El hábito de escribir funciona de manera más eficaz en tu proceso de aprendizaje y en el proceso de adquirir más conocimientos permitiéndote obtener una comprensión completa sobre el tema. Cuando escribes sobre cualquier tema, empiezas a pensar con diferentes ángulos e intentas escribir en consecuencia. Esto te ayuda mucho a aprender de memoria.

Por último, me gustaría mencionar que puedes estudiar tantos temas como quieras para convertirte en una persona con más conocimientos. Todo depende de tu celo, interés y entusiasmo. Algunas de las asignaturas importantes son: Literatura inglesa, psicología, sociología, ciencia y tecnología, historia, religión, administración pública, economía y ciencias políticas, etc.

Escrito por: K. A.Fareed (FareedSiddiqui) Escritor, Formador, Autor, Desarrollador Vba/Vb BBA; MBA-Finanzas; M. Phil-Gestión Financiera; (PhD-Gestión) MA-Inglés; M. Phil-Inglés CMA-USA Miembro Individual del Instituto de Consultores de Gestión de la India

Artículo escrito por FAREED SIDDIQUI

Soy miembro individual del Instituto de Consultores de Gestión de la India. Soy un Profesional con una alta capacidad creativa basada en Negocios, Gestión, Contabilidad Financiera, Contabilidad de Gestión, Finanzas y Consultoría de Gestión de Campo. Imparto programas de formación y desarrollo a tiempo parcial. Escribo artículos profesionales sobre negocios y gestión, inglés comercial e ingeniería de software.

¿Qué es un mentor y qué hace un mentor para desarrollar a sus empleados?

La tutoría es una relación formal o informal que se establece entre un empleado con experiencia y conocimientos y un empleado nuevo o sin experiencia. El propósito de un mentor es ayudar al nuevo empleado a asimilar rápidamente las normas culturales y sociales de la organización.

O bien, el mentor ayuda al empleado que continúa a crecer en su puesto actual y a prepararse para nuevos empleos y oportunidades profesionales. La tutoría también puede ayudar a un empleado, nuevo en un puesto o área de responsabilidad específicos, a aprender rápidamente lo que necesita saber para tener éxito en su trabajo y función.

Un mentor de carrera puede ayudar a un empleado a desarrollar habilidades, asumir funciones y responsabilidades más exigentes y, en general, guiar el progreso de su carrera. Esta persona puede trabajar en la organización del empleado o, lo que es más probable, la relación puede haberse desarrollado hace varias empresas o a partir de una relación de asociación profesional.

Un mentor es una caja de resonancia, a veces un evaluador

Un mentor también puede servir de caja de resonancia mientras el nuevo empleado se asimila a la empresa. El mentor puede ayudar al empleado en activo a adquirir más conocimientos y a ser más eficaz en su trabajo actual. Ayudan a los empleados permanentes a alcanzar nuevos niveles de conocimiento, sofisticación y desarrollo profesional.

Las mejores relaciones de tutoría implican el intercambio de un conjunto concreto de conocimientos que ayudan al nuevo empleado a ponerse al día rápidamente como colaborador dentro de su organización.

La relación de tutoría también puede ser de carácter evaluativo para valorar la asimilación del nuevo empleado en su nueva función. La tutoría es un complemento del proceso de incorporación de nuevos empleados y debe tener contenidos y objetivos diferentes.

La tutoría ayuda al empleado a navegar por la curva de aprendizaje inherente a cualquier nueva función, organización o relación.

Mentores para nuevos empleados en el proceso de incorporación

Muchas organizaciones asignan un mentor como parte de su proceso formal de incorporación de empleados. Otras relaciones de tutoría se desarrollan espontáneamente y con el tiempo. Se fomentan todas las relaciones de tutoría, ya que las investigaciones indican que los empleados que experimentan la tutoría son retenidos, aprenden más rápidamente y se asimilan a la cultura de la empresa con mayor eficacia.

“Un reciente artículo de Harvard Business Review re

La figura del mentor se añade a los demás componentes del proceso de incorporación de un nuevo empleado. El mentor puede ser un compañero del nuevo empleado, un compañero de trabajo con más conocimientos y experiencia, un supervisor o un jefe de equipo.

Tutoría por parte de los jefes inmediatos

Una relación de tutoría se da con frecuencia entre un empleado y su jefe inmediato; de hecho, ésta era la relación normal de tutoría en el pasado. Estas relaciones de tutoría se siguen fomentando, pero se recomienda que los empleados y las organizaciones busquen relaciones de tutoría adicionales.

Una relación de tutoría con un jefe inmediato o supervisor nunca pierde los aspectos de evaluación necesarios para que el empleado tenga éxito dentro de su organización, incluidas las decisiones sobre salarios y ascensos.

La tutoría es una habilidad y un arte que puede desarrollarse con el tiempo a través de la formación y la participación.

El compañero mentor

En muchas organizaciones, se asigna un empleado, a veces llamado compañero, a un nuevo empleado para su orientación e incorporación. El compañero desempeña un papel similar al del mentor, pero suele ser un compañero de trabajo o un colega con más experiencia del nuevo empleado.

Se espera que el compañero mentor haga todo lo posible para ayudar al nuevo empleado a conocer e integrarse plenamente en la organización. La relación puede durar mucho tiempo, y los empleados pueden incluso llegar a ser amigos.

El compañero, que suele trabajar en el mismo puesto o en uno similar dentro de la organización, desempeña un papel especial a la hora de ayudar al nuevo empleado a sentirse cómodo con el trabajo real, formándole. También es responsable de presentar al nuevo empleado a otras personas de la organización.

Un buen compañero proporciona ayuda adicional, como llevar al nuevo empleado a comer con un pequeño grupo. Otra responsabilidad de un compañero de trabajo es asegurarse de que el empleado conoce a los directivos y miembros del equipo directivo adecuados.

Un compañero, junto con una orientación eficaz del nuevo empleado, aportará a la organización un nuevo empleado de éxito.

Buscar otros mentores

Las relaciones adicionales con un mentor pueden desarrollarse espontáneamente y con el tiempo. O bien, un empleado puede buscar un mentor porque quiere experimentar el poder de una relación de mentoría en el crecimiento de su carrera.

Estos mentores no asignados suelen ser empleados o directivos con más experiencia que pueden ofrecer al mentorizado (empleado que recibe mentoría) información adicional que el empleado desea o necesita. Por ejemplo, un miembro del equipo de producto busca una relación de tutoría con el director del departamento de marketing.

Espera aprender a entender mejor los mercados y los clientes antes de que el equipo desarrolle un producto que nadie quiera comprar. Este tipo de relación de tutoría buscada puede fomentar mucho éxito en una organización.

Las relaciones de tutoría son poderosas

Otro caso en el que una relación de tutoría es poderosa

En una relación de tutoría menos frecuente, un empleado puede ponerse en contacto con un profesional al que admire y que trabaje en una organización diferente. Este mentor carecerá de la experiencia y los conocimientos de la organización actual del empleado. Esto se compensa con los conocimientos generales y la experiencia del mentor en otras organizaciones.

Estas relaciones suelen formarse cuando un empleado se pone en contacto con un colega más experimentado. O bien, se desarrollan profesionalmente con el tiempo a través de una relación desarrollada mediante actividades como la pertenencia activa a una asociación profesional.

Cómo ser interesante (en 10 sencillos y estúpidos pasos):

1. Explora.

Explora ideas, lugares y opiniones. El interior de la cámara de eco es donde pasa el rato toda la gente aburrida.

2. 2. Comparte lo que descubras.

Y sé generoso cuando lo hagas. No todo el mundo ha ido a explorar contigo. Deja que vivan a través de tus aventuras.

3. 3. Haz algo. Cualquier cosa.

Baila. Habla. Construye. Conéctate. Juega. Ayuda. Crea. No importa lo que hagas, siempre que lo hagas. Quedarse sentado y quejarse no es una forma aceptable de “hacer algo”, por si te lo estabas preguntando.

4. Acepta tu rareza innata.

Nadie es normal. Todo el mundo tiene peculiaridades y puntos de vista únicos. No ocultes estas cosas: son las que te hacen interesante.

5. 5. Ten una causa.

Si no te importa nada, a nadie le importarás tú.

6. Minimiza la fanfarronería.

Los egos se interponen en el camino de las ideas. Si tu arrogancia es más evidente que tu pericia, serás alguien a quien los demás evitarán.

7. Inténtalo.

Pruébelo. Juega con una idea nueva. Haz algo extraño. Si nunca sales de tu zona de confort, no crecerás.

8. Bájate del carro.

Si todo el mundo lo está haciendo, ya llegas tarde a la fiesta. Haz lo tuyo y los demás se subirán al carro que tú mismo has construido. Además, es más divertido conducir que ser arrastrado.

9. 9. Sé valiente.

Se necesita valentía para tener opiniones contrarias y tomar caminos inesperados. Si no eres valiente, te quedarás en el refrigerador de agua hablando del tipo que sí lo es.

10. Ignora a los regañones.

Aburrirse es seguro, y te dirán que te comportes. Los regañones podrían haberlo hecho, lo habrían hecho, deberían haberlo hecho. Pero no lo hicieron. Y están resentidos contigo por tus aventuras.