Categories
es

Cómo hackear tu cerebro para lograr tus objetivos

Tu actitud mental puede marcar la diferencia entre acertar el tiro ganador o fallarlo, conseguir por fin tu mejor marca en press de banca o fracasar, batir un nuevo récord en la pista o quedarte a las puertas de la meta.

Cuando llega el momento de esos grandes acontecimientos, no puedes controlar todas las circunstancias. Incluso si has entrenado duro y has preparado tu cuerpo para la tarea, a veces sucede lo imprevisible y los obstáculos pueden desviarte de tus planes. Para afrontar estos retos, la cabeza tiene que estar en el juego. Desarrollar una resistencia mental a la altura de la fuerza física puede ser un reto, pero es un proceso importante para todos, desde los atletas olímpicos hasta los guerreros de fin de semana.

Ahí es donde personas como el Dr. Jim Afremow, psicólogo deportivo, pueden ayudar. El Dr. Afremow ha trabajado con todo el mundo, desde atletas olímpicos de élite y jugadores de béisbol de las Grandes Ligas hasta asiduos al gimnasio, ayudándoles a alcanzar sus objetivos. Es autor de varios libros, entre ellos The Champion’s Mind: How Great Athletes Think, Train and Thrive .

“El objetivo es estar en un estado mental ganador todos los días”.

Afremow habló con Menshealth. com sobre la importancia de mantenerse mentalmente en forma y sobre cómo mantener la motivación para alcanzar los objetivos de forma física. Compartió sus cinco consejos principales que puedes poner en práctica, tanto si te has topado con un obstáculo en tu entrenamiento, como si tienes que empezar de cero o simplemente necesitas una ventaja extra a la hora de ponerte las pilas o callarte. El entrenamiento puede ser duro, pero recuerda que es tan importante centrarse en la fortaleza mental como en el rendimiento físico.

Los campeones no sólo hablan solos, también escuchan

A veces, lo mejor que puedes hacer para salir de un bache es empezar a prestar atención a tus sentimientos y responder en consecuencia. Si tiendes a dudar de ti mismo o crees que tus esfuerzos tendrán un resultado negativo, intenta cambiar el guión y decirte cosas positivas.

“No podemos controlar todos los pensamientos que tenemos, pero podemos controlar lo que nos decimos a nosotros mismos”, afirma Afremow. “Podrías tener un pensamiento como ‘no soy lo bastante bueno’, y la autoconversación en respuesta podría ser: ‘oye, recuerda tu éxito, ¡vamos allá!”.

Afremow cree en el poder de lo positivo. “Si persigues grandes metas en la vida, te vas a topar con muchos muros. Por un lado, es importante ser positivo y, por otro, hay que mantener la naturaleza humana”, afirma.

Es vital darse ánimos para triunfar e intentar alcanzar las metas que se persiguen, pero también vale la pena ser realista. No hay que ser perfeccionista y garantizar que se superarán todos los retos a la primera, sino creer en uno mismo pase lo que pase.

Ganar es una actitud

A veces puede ser difícil mantener el ánimo cuando las cosas no van como uno quiere. Recuerda que ganar es una actitud, y sólo tú puedes controlar tu visión del mundo. Tener una actitud positiva puede ayudar a marcar el tono de tu entrenamiento, y más allá.

Tener las herramientas para poseer una actitud de “sí se puede” no es tan difícil como podría pensarse. Anota tu objetivo en un papel para hacerlo real, sacándolo de tu cabeza o del mundo menos tangible de tu smartphone. Crea un calendario o plan de entrenamiento y colócalo en algún lugar visible a lo largo del día para que te ayude a reforzar lo que persigues. Colocar citas o señales motivadoras por tu casa, oficina, coche, etc. también puede ayudarte a establecer el tono positivo que buscas. Una vez que amplíes tus objetivos, podrás mantenerte motivado a largo plazo.

Recuerda que no se trata de un enfoque único. Puede ser un proceso encontrar lo que funciona mejor para ti.

La visualización es un superpoder

Afremow cree firmemente en la importancia de visualizar los objetivos. Imagínate terminando la carrera o esa última repetición, y podría hacerse realidad.

Afremow considera que esta práctica es un superpoder y afirma que ha ayudado a muchos atletas a alcanzar el máximo nivel. Sin embargo, no cree que la persona media utilice la visualización lo suficiente.

Si dedicas unos minutos al día a visualizarte a ti mismo rindiendo a tu nivel y la sensación de triunfo que tendrás después de alcanzar tus objetivos, conseguirás una mentalidad preparada para el éxito. Tendrás una idea más clara de lo que persigues y tu cerebro ya estará en el estado mental adecuado para conseguirlo. El éxito no te pillará por sorpresa, puesto que ya has estado allí en tu cabeza.

Mientras realizas estos ejercicios de visualización, mejora tu experiencia con una banda sonora. Escuchar música que te ponga en un estado mental ganador mientras te imaginas alcanzando tus objetivos te convierte en la estrella de tu propia minipelícula, que puedes emular en el mundo real.

La recuperación es obligatoria

Cuando realmente quieres alcanzar tus objetivos, es fácil entrenar en exceso y no darte el tiempo de recuperación que necesitas. Puede que pienses que tomarte un tiempo de descanso podría desviarte del camino, pero la verdad es que es exactamente lo que necesitas.

“La recuperación es obligatoria”, afirma Afremow. “Muchas veces hacemos lo contrario, sobreentrenamos y no recuperamos lo suficiente, y nos agotamos”.

Agotarse físicamente es igual de agotador mentalmente, ya que tu cuerpo no rinde como sabes que puede hacerlo. Dale a tu cuerp o-y a tu cerebro – algo de margen y asegúrate de programar algo de tiempo fuera del gimnasio o de la carretera antes de un gran acontecimiento.

“Despacito y con constancia se gana la carrera de la forma física a largo plazo”, aconseja Afremow.

La concentración y la productividad son dos cosas difíciles de conseguir hoy en día. ¿Por qué? Porque estamos constantemente sometidos a la prueba de muchas tentaciones tecnológicas.

Además, un estudio reveló que la mente humana sólo tiene una capacidad de atención breve. Esto significa que no podemos estar atentos a algo durante mucho tiempo. A menudo veo esto en mis alumnos. Cuando la clase dura más de una hora, la mayoría ya no escucha.

Nuestra mente es como una madera a la deriva flotando en el vasto mar. La corriente la arrastra constantemente en todas direcciones. Por eso es difícil mantener la concentración.

Pero el problema es que, cuando se pierde la concentración, la productividad puede ser imposible. Dada la situación actual de la vida, ¿aún podemos conseguir centrarnos y ser productivos?

Afortunadamente, existen técnicas que puedes aplicar para conseguir concentrarte. De hecho, puedes hackear tu mente para que permanezca atenta. Si puedes explotar estas sorprendentes técnicas, serás más eficaz y productivo incluso frente a las distracciones.

Hackea tu cerebro con estos sencillos pasos:

Expertos de Harvard han descubierto técnicas para hackear el cerebro y ser productivo manteniendo la concentración. Sorprendentemente, estas técnicas son sencillas y gratuitas.

1. La regla ABC.

Hay tres cosas que debes hacer para combatir la distracción. Primero, tienes que ser consciente de las distintas opciones que tienes. En segundo lugar, después de sopesar las opciones, respira hondo. Por último, elige la mejor opción y sigue adelante. Estos pasos pueden hacer que vuelvas al buen camino.

2. Define tus intenciones.

Antes de empezar el día, tómate un momento para reflexionar. ¿Cuál sería tu prioridad para todo el día? Una vez que sepas cuál es tu prioridad, centra tu atención en esas cosas. Deja a un lado las cosas que no debes hacer. Este proceso es importante para que estés más centrado en un objetivo.

Si las cosas no funcionan según lo previsto, no te centres en la intensidad del error. Céntrate más bien en las posibles formas de salir del contratiempo y seguir adelante. No dediques tiempo a culpar a los demás o a ti mismo. Recuerda que tu capacidad de concentración es muy frágil. Así que cuida tus emociones.

3. 3. Utiliza la tecnología a tu favor.

La tecnología es el mayor factor que puede arruinar fácilmente tu concentración. Una simple vibración, un pitido y la luz del monitor del ordenador bastan para distraerte. ¿Por qué crees que siempre te excita leer las notificaciones emergentes de tu móvil?

La razón es que estos “estímulos tecnológicos” hacen que el cerebro libere dopamina , un neurotransmisor que provoca adicción.

Afortunadamente, puedes convertir estas distracciones tecnológicas en una ventaja para ti automatizándolas. Utiliza herramientas gratuitas que hagan el trabajo extra. Te ahorrará un tiempo y unas fuerzas preciosas.

4. Evita las emociones negativas.

Cuando nos sentimos mal, suceden muchas cosas en nuestro cerebro. Debes cuidar tus emociones. Si la experimentas, tómate un descanso y haz algo que te devuelva la felicidad. Habla con tus compañeros de oficina o llama a un amigo. Esto puede ayudar a desviar tu atención hacia algo positivo.

5. Hazte tu propio espacio y tiempo.

Ed Batista, en Harvard Business Review, afirma que “investigaciones recientes indican que meditar sólo unos minutos al día, pasar sólo una hora a la semana en la naturaleza o apuntar unas notas reflexivas por la noche tiene un impacto notable en el bienestar”.

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que lo que les impide concentrarse es su ajetreada rutina diaria. En el mundo de las prisas, hay que encontrar tiempo para separarse del mundo. Puedes pasar el fin de semana al aire libre y disfrutar de la belleza de la naturaleza.

A las personas de éxito les encantan las aventuras al aire libre, no por casualidad. Lo hacen porque saben que es beneficioso para su éxito.

Todos nos distraemos con facilidad. Nuestra concentración puede ser difícil de mantener. Pero no debe ser motivo de fracaso. Hay muchas opciones a las que puedes recurrir, muchas formas de ganar concentración.

Estas técnicas pueden ser de gran ayuda para hackear tu cerebro. En los próximos días o semanas, tu rendimiento será cada vez mejor. Y en última instancia, gran

Hace poco, mi editor me invitó a escribir una carta de consejos a mi yo de 17 años. Fue una oportunidad para reflexionar sobre los muchos beneficios de más de 50 años de experiencia vital. Por supuesto, la otra cara de la moneda era darme cuenta de los beneficios perdidos de la juventud. El cerebro maduro puede ser más sabio, pero incluso mis simples “momentos senior”, como la pérdida de velocidad de pensamiento y de memoria, pueden ser un poco inquietantes (sobre todo para mi mujer). Como soy un hombre físicamente en forma, y me gustaría asegurarme de que mi cerebro se mantiene tan ágil como mi cuerpo en mis próximos años dorados, investigué un poco sobre el tema de la salud cerebral.

Tej Tadi, miembro de YPO, es neurocientífico y fundador y director general de MindMaze. Su vida ha consistido en aprender sobre el funcionamiento del cerebro, y su empresa está a la vanguardia de la tecnología cerebral.

Trabajando en la intersección de la neurociencia y la informática, MindMaze está construyendo la próxima generación de interacciones mente/máquina diseñadas para mejorar vidas a través de productos sanitarios y más allá. Tadi cree que todo el mundo debería conocer la propiedad, el mantenimiento y el cuidado de su cerebro humano. Por aquí se puede empezar.

Cada cerebro está conectado a su manera.

Eso significa que hay que encontrar métodos que se adapten a nuestra forma personal de aprender. Tadi lo explica: “Cada persona aprende y se comunica de forma diferente, y cada estilo utiliza partes distintas del cerebro. Por ejemplo, los que aprenden de forma auditiva utilizan el oído para procesar la información, mientras que los que aprenden de forma visual se basan en la vista para aprender. Si quieres sacar el máximo partido de una experiencia de aprendizaje, busca una estrategia que ofrezca más que la suma de estímulos individuales. La mejor apuesta es encontrar estrategias de aprendizaje multimodales”. Lo mismo vale para los que te rodean: no des por sentado que pueden beneficiarse de las mismas modalidades que son óptimas para ti.

  1. ” La neuroplasticidad dura toda la vida”, insiste, “así que nunca es tarde para empezar a aprender cosas nuevas”. De hecho, los nuevos conocimientos se basan en la información existente en el cerebro, así que cuanto más sepas, mejor podrás aprender en el futuro. “Lo importante es recordar que el aprendizaje requiere tareas repetibles dirigidas a un objetivo. Si tienes una meta o un objetivo específico y puedes combinar tareas repetibles, consolidarás la memoria en tu cerebro y mejorarás la función ejecutiva”. Los líderes pueden poner esto al servicio de su propio crecimiento y también del de aquellos a quienes dirigen. Rete a los demás a emprender nuevos proyectos y oportunidades, y predique con el ejemplo.

La actividad física beneficia la salud mental.

Según Tadi, el cerebro necesita sustancias químicas como las endorfinas que se liberan con el ejercicio. “La actividad física estimula la liberación de factores de crecimiento, sustancias químicas que afectan a la formación de células cerebrales, al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos e incluso a la abundancia y supervivencia de nuevas células cerebrales. Cambia el cerebro de forma que protege la memoria y la capacidad de pensar”. El régimen de ejercicio más fácil de seguir es el que más te guste. La constancia es la clave, así que encuentre una actividad que le guste y de la que pueda disfrutar toda la vida.

  1. El cerebro es la red social original

Tadi describe la importancia de las neuronas espejo, “células cerebrales que se disparan tanto cuando una persona actúa como cuando observa la misma acción realizada por otra persona”. El sistema de acción, ejecución y observación ayuda a afinar capacidades como la empatía y la comprensión. “Si no puedes ponerte en el lugar de otra persona”, dice, “nunca serás un . Haz un esfuerzo por desarrollar tus habilidades de autoconocimiento y empatía mediante la escucha activa, la lectura o la observación del punto de vista de otra persona. Consigue un entrenador si no consigues desarrollarlas por ti mismo”.

  1. Todos los cerebros tienen desencadenantes emocionales.

Aunque todo cerebro es capaz de razonar, ningún cerebro toma todas las decisiones desde un lugar racional. Las emociones pueden tener un fuerte impacto e incluso anular el pensamiento lógico. Las emociones también alimentan los sistemas de recompensa y castigo. La retroalimentación positiva es un mejor motivador a largo plazo que el miedo o la vergüenza, pero la retroalimentación negativa puede crear aversiones o evitación que afecten a su rendimiento (o al de sus empleados). “En una situación nueva, difícil o estresante”, sugiere Tadi, “aprenda primero a escuchar y a asimilar las preguntas. No te dejes llevar por una respuesta inmediata, sino aprende primero a autorregular tus emociones. Te pondrá en mejor posición para tomar decisiones con una perspectiva racional”. Si aprendes a tener en cuenta el impacto de las emociones de los demás en sus procesos de pensamiento, también mejorarás a la hora de convencerles o motivarles.

  1. Cada semana, Kevin explora historias exclusivas dentro de , la principal organización mundial entre iguales para altos ejecutivos, elegibles a partir de los 45 años.

Haga crecer su negocio, no su bandeja de entrada

Puede que no tengas un árbol del dinero, pero puedes tener lo más parecido: un árbol de la felicidad. Las personas felices están más motivadas y son más productivas. La dopamina, la serotonina, la oxitocina y las endorfinas son el cuarteto responsable de tu felicidad. Muchas situaciones pueden desencadenar estos neurotransmisores, pero en lugar de estar en el asiento del copiloto, hay formas en las que puedes provocar intencionadamente que fluyan:

1. Dopamina.

La dopamina te motiva a pasar a la acción para conseguir tus objetivos y te proporciona una oleada de placer reforzante cuando los alcanzas. La procrastinación, las dudas sobre uno mismo y la falta de entusiasmo están relacionados con niveles bajos de dopamina. Estudios realizados en ratas demostraron que las que tenían niveles bajos de dopamina siempre optaban por una opción más fácil y con menos recompensa; las que tenían niveles más altos de dopamina hacían el esfuerzo necesario para recibir el doble de comida.

Divida los grandes objetivos en pequeños trozos. En lugar de permitir que su cerebro lo celebre únicamente cuando haya alcanzado la gran línea de meta, puede crear una serie de pequeñas líneas de meta para liberar dopamina con frecuencia. Y es crucial celebrarlo de verdad: cómprate una botella de vino o vete a tu restaurante favorito cada vez que alcances un pequeño objetivo. Y evita la resaca de dopamina, cuando caes después de un subidón masivo.

Cree nuevos objetivos antes de alcanzar el actual. Así se garantiza un patrón constante para experimentar la dopamina. Como empresario y líder, reconozca los logros de su equipo. Enviar a tu equipo un correo electrónico alentador o dar una pequeña bonificación es un “golpe de dopamina” que aumentará la motivación y la productividad en el futuro.

2. Serotonina.

La serotonina fluye cuando uno se siente significativo o importante. La soledad y la depresión están presentes cuando falta serotonina. Los comportamientos poco saludables de búsqueda de atención son un grito por lo que proporciona la serotonina. Barry Jacobs, neurocientífico de Princeton, explica que la mayoría de los antidepresivos se centran en la producción de serotonina.

Reflexionar sobre tus logros pasados permite a tu cerebro revivir la experiencia. Al cerebro le cuesta distinguir entre lo real y lo imaginado, así que produce serotonina en ambos casos. Las prácticas de gratitud son populares por esta razón: son recordatorio s-imágenes mentales – de todas las cosas buenas que has experimentado. Si necesitas un subidón de serotonina durante un día estresante, tómate unos momentos para reflexionar sobre tus logros y victorias pasadas. Como líder, puedes elevar la moral de tu empresa reflexionando sobre los logros pasados durante las reuniones de equipo.

Otra forma de aumentar tus niveles de serotonina es comer o tomar un café al aire libre y exponerte al sol durante 20 minutos; tu piel absorbe los rayos ultravioleta, que favorecen la producción de vitamina D y serotonina. Aunque demasiada luz ultravioleta no es buena, cierta exposición diaria es saludable para potenciar tus niveles de serotonina.

3. Oxitocina.

La liberación de oxitocina crea confianza y fortalece las relaciones. La liberan hombres y mujeres durante la intimidad y el orgasmo y las madres durante el parto y la lactancia. Una forma sencilla de mantener el flujo de oxitocina es dar un abrazo a alguien. Por supuesto, en un entorno profesional, hay que ser prudente y discernir cuándo es apropiado.

El Dr. Paul Zak explica que el contacto interpersonal no sólo aumenta la oxitocina, sino que reduce el estrés cardiovascular y mejora el sistema inmunitario. En lugar de un simple apretón de manos, apueste por el abrazo. El Dr. Zak recomienda dar ocho abrazos al día.

Hacer un regalo a alguien también hará que aumenten sus niveles de oxitocina. Puedes fortalecer las relaciones laborales y personales con un simple regalo de cumpleaños o aniversario.

4. Endorfinas.

Las endorfinas se liberan en respuesta al dolor y al estrés, y ayudan a aliviar la ansiedad. El “segundo aire” y el eufórico “subidón del corredor” al correr son consecuencia de las endorfinas. Similares a la morfina, actúan como analgésicos y sedantes, disminuyendo la percepción del dolor.

Junto con el ejercicio, la risa es una de las formas más fáciles de inducir la liberación de endorfinas. Incluso la anticipación y la expectativa de reírse, por ejemplo asistiendo a un espectáculo cómico, aumenta los niveles de endorfinas. Llevar el sentido del humor al trabajo, reenviar ese correo electrónico gracioso y encontrar varias cosas de las que reírse durante el día es una forma estupenda de mantener el flujo de endorfinas.

Las aromaterapias, sobre todo el olor a vainilla y lavanda, se han relacionado con la producción de endorfinas. Los estudios han demostrado que el chocolate negro y los alimentos picantes hacen que tu cerebro libere endorfinas. Guarda aceites aromáticos y chocolate negro en tu escritorio para un rápido subidón de endorfinas.

¿Le ha costado fijarse objetivos? ¿O tal vez le ha costado conseguir sus objetivos? Nuestra mente consciente es el uno por ciento de nuestra mente, mientras que nuestra mente subconsciente es el 99 por ciento de nuestra mente. Para conseguir cualquier objetivo que te propongas, tienes que asegurarte de que ambos están alineados. El objetivo consciente podría ser, por ejemplo, “Voy a hacer ejercicio tres días a la semana”, pero la mente subconsciente tiene en cuenta todas las experiencias pasadas con el intento de hacer ejercicio, ya sea con éxito o sin éxito, todos los pensamientos, las emociones y las actividades cotidianas. Tenemos que asegurarnos de que, si su objetivo es hacer ejercicio tres días a la semana, está haciendo todo lo que está en su mano para conseguirlo. Por ejemplo, si no tienes tiempo suficiente en tu agenda, no sabes dónde vas a entrenar, no sabes con qué vas a entrenar o no sabes qué vas a hacer para entrenar, entonces el objetivo de entrenar tres veces a la semana no tendrá éxito. Un buen ejemplo de esto son los propósitos de Año Nuevo. Muchas personas se proponen todos estos propósitos de Año Nuevo, y la mayoría no tienen éxito porque no están alineando esa mente subconsciente con la mente consciente.

Lo segundo que hay que tener en cuenta a la hora de fijar objetivos es utilizar un lenguaje diferente para establecerlos. “Me gustaría hacer ejercicio tres veces a la semana o más para el primero de enero o antes” es una buena forma de escribir tu objetivo. Eso te permite cambiar el poder de la mente subconsciente. Cambiando la forma de establecer tus objetivos y luego también la forma en que te preparas para el éxito para lograr tus objetivos es un camino seguro hacia el éxito.

Estoy seguro al 100% de que puedes conseguir cualquier cosa que te propongas, pero asegúrate de pasar por el proceso de establecer un objetivo realista, de prepararte para el éxito y de utilizar el lenguaje adecuado y no limitarte por barreras o números. En su lugar, crea una apertura para hacer cosas realmente increíbles.

Si necesitas ayuda en tu camino hacia una mejor salud, ponte en contacto con [email protected] para concertar una cita.

Para obtener más contenido, asegúrese de suscribirse a nuestro canal de YouTube aquí.

Si usted es como la mayoría de la gente, es probable que se encuentre con frecuencia deseando que hubiera más horas en el día para lograr todas las cosas importantes en su lista de cosas por hacer. Parece que, hagas lo que hagas, siempre hay más cosas en la vida que reclaman tu atención, mientras que muchas de las cosas verdaderamente importantes quedan relegadas a un segundo plano cuando se nos acaba el tiempo del día.

¿Te suena algo de esto?

Si es así, me gustaría ofrecerte algunos de los “trucos mentales” más poderosos que conozco y que pueden ayudarte a aumentar drásticamente tu productividad y concentración diarias para que puedas hacer más cosas en menos tiempo.

Lea el resto de este artículo sólo si le gustaría aprender a mejorar su enfoque, estar más motivado, y la ráfaga a través de sus tareas diarias para que tenga más tiempo disponible para hacer cualquier otra cosa que disfrute en la vida.

Truco mental nº 1: Reduce tus plazos mentales

Si cree que algo le va a llevar una hora, tómese 40 minutos. Al reducir sus plazos mentales, podrá trabajar mucho más rápido y con mayor concentración.

También deberías programar en tu calendario cada semana “horas de oro” o “tiempo de energía” para concentrarte en tus actividades más importantes durante un tiempo determinado. Para hacerlo con eficacia, es importante que cierres el correo electrónico, silencies el teléfono y desconectes de las redes sociales durante ese tiempo. A menos que tu tarea más productiva incluya alguno de estos medios.

Truco mental nº 2: Crea una lista de “cosas que dejar de hacer

Una lista de “cosas por hacer” es tan importante como una lista de “cosas por hacer”. Utilizamos una lista de tareas para ayudarnos a hacer las cosas, pero ¿cuántos hábitos contraproducentes, rituales y rutinas estamos permitiendo en nuestras vidas para seguir robándonos los resultados y el estilo de vida que realmente deseamos?

Creando una lista de “Dejar de hacer” y comprometiéndonos a cumplirla, podemos purgar sistemáticamente los hábitos negativos y sustituirlos por otros mejores y más productivos.

Una forma fácil de hacerlo es sacar un papel y hacer una lista de todos los hábitos, rutinas o personas de tu vida que te hacen menos productivo y te alejan de tus objetivos o de la calidad de vida que deseas.

Ahora bien, esto requiere que seas totalmente honesto, sincero y transparente contigo mismo acerca de lo que hay en tu vida que podría estar frenándote o robándote la felicidad de alguna manera. Pero cuando estás dispuesto a dar un paso atrás y mirar tu propia vida y situación objetivamente, es mucho más fácil ver la realidad de nuestra situación y ser capaz de tomar decisiones racionales sobre lo que hay que hacer a la luz del panorama general. Así se puede progresar donde de otro modo no se podría.

Truco mental nº 3: Revise su productividad al final del día

Inténtelo: Cada noche, antes de irse a la cama, tómese su tiempo para anotar las 3-5 tareas más prioritarias que se ha propuesto completar al día siguiente. Deben ser tareas que le acerquen directamente a usted o a su empresa a sus objetivos.

Luego, al final de cada día, antes de crear tu nueva lista para el día siguiente, tómate un tiempo para revisar tu lista del día actual y pregúntate qué salió bien y qué podrías haber hecho mejor. Celebra en tu mente lo que has conseguido, pero también aplícate una pequeña crítica constructiva por cualquier cosa en la que hayas flojeado. Después, pasa las tareas pendientes a la lista del día siguiente.

El aspecto más difícil de ser ultraproductivo es que seas tú quien dirija tu día en lugar de que sea el día quien te dirija a ti. Empieza el día revisando tus tareas cada mañana y tomando la decisión consciente de asignar tu tiempo y centrarte en las tareas más importantes y de mayor aprovechamiento antes que en cualquier otra cosa. A continuación, revise su progreso al final del día y haga los ajustes necesarios.

Truco mental nº 4: Evitar la multitarea

No realice varias tareas a la vez. La multitarea es algo que todos hacemos hoy en día. El problema es que nuestros cerebros no están hechos para ello. Cuando haces varias cosas a la vez, estás interfiriendo en la capacidad de tu cerebro para funcionar a pleno rendimiento.

Y

Todas ellas son tareas de rol que no exigen mucha capacidad cerebral. Pero en la mayoría de los casos en los que la capacidad intelectual y la creatividad son fundamentales, la multitarea es, en realidad, menostarea. Cuando cambias de actividad de un contexto a otro, corres el riesgo de olvidar cosas de tu memoria a corto plazo. También interrumpes el flujo mental necesario para rendir al máximo.

Haz una cosa cada vez, minimiza los cambios de contexto y maximiza la capacidad mental.

Truco mental nº 5: Utilice audios de “inducción de ondas cerebrales” para aumentar la concentración y la productividad

La inducción de ondas cerebrales es una ciencia con más de 100 años de antigüedad que utiliza tonos y sonidos especiales para influir en los patrones de ondas cerebrales de una persona, lo que se ha demostrado científicamente que ayuda a cambiar el estado de ánimo de una persona, por ejemplo, el grado de concentración.

Veamos brevemente cómo funciona.

Los patrones de ondas cerebrales muestran lo que ocurre dentro de tu cabeza. Diferentes frecuencias de ondas cerebrales muestran que estás en diferentes estados de ánimo. Por ejemplo, pueden indicar que está durmiendo, relajado o concentrado.

La sintonización de ondas cerebrales puede utilizarse para aprovechar las frecuencias asociadas a una mayor concentración y productividad, y armonizar las ondas cerebrales con ellas. El resultado es más claridad, más creatividad, más concentración y un mayor rendimiento personal.

Sólo tienes que ponerte los auriculares y reproducir un audio MP3 especial basado en el tipo de mentalidad que deseas entrenar. Incluso puedes hacerlo mientras trabajas, escribes, lees, haces tareas domésticas, etc.

Inscribimos todos los recursos a nuestra disposición en la búsqueda del éxito, ¿por qué no utilizar plenamente el motor detrás de todo – el cerebro humano? Nuestro cerebro tiene el poder de apartarnos del éxito o de adoptar una mentalidad que lo desbloquee.

Recientemente, el Dr. Sanjay Gupta, neurocirujano, periodista y profesor de la Facultad de Medicina de Emory, apareció en el podcast de Deepak Chopra? Infinite Potential de Deepak Chopra para hablar de cómo hacer que nuestro cerebro vuelva a la senda del éxito si se ha descarriado. Los dos expertos explicaron un proceso para recablear el cerebro o entrenarlo para que piense de forma que nos conduzca al éxito.

La palabra “recableado” no se elige a la ligera. Como explicó Chopra en el programa Make It de la CNBC: “La recableación del cerebro es el resultado de la neuroplasticidad, que incluye dos cosas: La neurogénesis (el crecimiento de nuevas neuronas) y la sinaptogénesis (nuevas conexiones entre neuronas). Puedes potenciar el crecimiento de esas dos cosas”.

Chopra citó un estudio fascinante que demostró que el cerebro humano no siempre puede discernir entre un recuerdo y una visión de futuro, por lo que, cuando visualizas claramente algo que quieres que ocurra en el futuro, te ayudará a “fijarlo” para que te sirva de inspiración hasta que finalmente lo hagas realidad.

Chopra dice que, para recablear el cerebro a largo plazo, hay que practicar la visualización de cinco a diez minutos al día durante seis semanas.

La visualización me funciona a mí y también puede funcionarte a ti.

Se sabe que los deportistas aprovechan el poder de la visualización imaginándose que consiguen ese golpe ganador, que sobresalen delante de

Empecé a visualizar cuando me convertí en empresaria, sobre todo porque tenía ante mí un territorio desconocido. Visualizaba a menudo que me ofrecían un libro, y lo conseguía (y luego otro). Sigo pensando en dar una conferencia magistral ante miles de personas, y siempre lo he conseguido. He visualizado la filmación de cursos en un estudio de vídeo casero que tendría que construir, a pesar de ser tecnológicamente inepto (y luego lo conseguí).

Ya te haces una idea. No se trata sólo de visualizar lo que quieres conseguir. Hay un paso intermedio crucial.

Cuando imagino el resultado por el que estoy trabajando, inmediatamente se evapora lo desconocido y el miedo que conlleva. Una vez que visualizas el éxito en algo concreto, y luego sucede, empiezas a creer que si puedes imaginarlo de forma realista, puede ser así. Tienes una imagen de cómo es el bien por la que trabajar.

Cuando no dejas espacio para visualizar el fracaso, no pasas tiempo pensando en ello. La leyenda del automovilismo Mario Andretti dijo una vez que su secreto para triunfar en las carreras era no mirar nunca los muros que rodeaban el circuito, porque uno tiende a dirigirse hacia lo que está mirando. Si no visualizas el fracaso, no fracasas. Visualiza el objetivo final, y cruzarás con éxito la línea de meta.

La clave está en la confianza y la claridad que aporta la visualización. Te permite relajarte y centrarte en el duro trabajo que supone hacer realidad tu visión. Dedicas tu tiempo a crear memoria muscular para prosperar cuando llegue el momento, no a crear falsos recuerdos de algo malo que en realidad aún no ha sucedido.

Así que practica visualizando lo que quieres ser o lo que quieres conseguir, y luego hazlo realidad.

DJ Khaled, el hombre meme de Internet, es conocido por advertir a sus decenas de millones de seguidores en las redes sociales sobre un grupo de villanos a los que llama “ellos”.

“Ellos no quieren que estés motivado. No quieren que estés inspirado”, clama ante la cámara. “No quieren que ganes”, advierte. En el programa de entrevistas de Ellen DeGeneres, Khaled instó a la presentadora: “Por favor, Ellen, ¡aléjate de ellos!”.

Los “ellos” que invoca Khaled son claramente una fuerza siniestra. Pero, ¿quiénes son? Khaled ofreció pistas cuando le dijo a DeGeneres: “Son las personas que no creen en ti. Son los que te dijeron que nunca tendrías un programa de Ellen”.

Aunque las afirmaciones de Khaled puedan parecer descabelladas, en realidad está aprovechando un poderoso truco psicológico: el chivo expiatorio. El chivo expiatorio, que consiste en imaginar un villano que conspira contra nosotros, puede ser una forma eficaz de motivarnos y cambiar nuestro comportamiento. Por supuesto, como ha demostrado la historia, pueden ocurrir cosas terribles cuando la gente actúa basándose en teorías conspirativas infundadas. Pero a veces el antídoto está en el veneno.

Khaled no es el primero en utilizar esta técnica. En La guerra del arte, Steven Pressfield utiliza una entidad a la que llama “Resistencia” para describir la fuerza que conspira contra la producción creativa. “La mayoría de nosotros tenemos dos vidas”, escribe Pressfield. “La vida que vivimos y la vida no vivida que llevamos dentro. Entre las dos está la Resistencia”. A lo largo de su libro, Pressfield recuerda a los lectores: “La resistencia siempre conspira contra ti”.

La escritora y diseñadora de juegos Jane McGonigal describió una conspiración similar de los malos en su libro SuperBetter. McGonigal culpa a villanos como “la Sra. Volcán” y “Snuff el Dragón Trágico” cuando pierde los nervios con sus hijos o siente autocompasión.

Khaled, Pressfield y McGonigal saben que “ellos”, la “Resistencia” y los “malos” no existen en realidad. Para Khaled, esa es la broma que alimenta el meme. Si Khaled señalara con el dedo a un grupo real de personas que intentan sabotearle, como un grupo étnico o una entidad corporativa concreta, su chivo expiatorio no sería divertido, sino malicioso.

Causas correctas

Para que un chivo expiatorio productivo funcione, es importante no asignar la culpa a algo o alguien demasiado específico; si lo hacemos, eludiremos nuestra responsabilidad de cambiar nuestras propias acciones.

En lugar de eso, tenemos que encontrar las causas subyacentes de nuestros malos comportamientos, lo que requiere hacer preguntas difíciles, sobre todo porque nuestra intuición suele ser errónea. Quizá no nos damos atracones de comida basura o vídeos de YouTube por el placer que nos produce lo que consumimos, sino por problemas más profundos que nos consumen. Tal vez la verdadera razón por la que permitimos que nuestros teléfonos interrumpan la cena no es que seamos adictos a nuestros teléfonos, sino que somos adictos al trabajo.

Una vez que hemos identificado nuestros propios comportamientos autodestructivos, el siguiente reto es poner en marcha un cambio, lo que puede resultar difícil si pensamos que lo que nos ocurre está fuera de nuestro control. En estas situaciones es fácil sentirse impotente y darse por vencido. Es aquí donde podemos utilizar el chivo expiatorio a nuestro favor. Al dirigir nuestra rabia y nuestra ansiedad hacia un objeto invisible, las fuerzas que actúan contra nosotros parecen más tangibles y sentimos que tenemos más poder para luchar contra ellas.

Impotente si crees que lo eres

Varios estudios recientes han observado una fuerte conexión entre la forma en que pensamos sobre nuestra capacidad de actuar y nuestro seguimiento. Por ejemplo, para determinar el grado de control que sienten las personas sobre sus ansias de fumar, consumir drogas o alcohol, los investigadores administran una encuesta estándar denominada Cuestionario de Creencias sobre el Ansia (CBQ). La evaluación se modifica en función de la droga elegida por el participante y presenta afirmaciones como “Una vez que empieza el ansia. No tengo control sobre mi comportamiento” y las ansias “son más fuertes que mi fuerza de voluntad”. La forma en que las personas puntúan estas afirmaciones indica a los investigadores lo poderosas o impotentes que se sienten ante la tentación. Las puntuaciones más bajas revelan que los sujetos creen que tienen más control, mientras que las puntuaciones más altas se correlacionan con personas que creen que las drogas les controlan.

Un estudio sobre consumidores de metanfetamina publicado en 2010 en la revista Journal of Substance Abuse Treatment concluyó que las personas con puntuaciones bajas en el CBQ tenían más probabilidades de mantenerse sobrias y que los participantes cuyas puntuaciones disminuían con el tiemp o-lo que indicaba que se sentían más poderosos a medida que pasaba el tiempo – tenían mayores probabilidades de abstinencia. Un estudio sobre fumadores de cigarrillos publicado en 2014 halló resultados similares: Los fumadores más propensos a caer del vagón después de dejar de fumar eran los que creían que eran impotentes para resistir.

Aunque la lógica no es sorprendent e-si creemos que somos impotentes, ni siquiera intentamos no fracasar-, el alcance del efecto es notable. Un estudio de 2015 publicado en el Journal of Studies on Alcohol and Drugs descubrió que los individuos que creían que eran impotentes para luchar contra sus ansias eran mucho más propensos a volver a beber. De hecho, las creencias de impotencia determinaban si alguien recaería después del tratamiento tanto como el propio nivel de dependencia física.

Abrazar al enemigo

Además de hacernos sentir más poderosos, el chivo expiatorio puede aprovechar nuestros instintos para resistir las amenazas a nuestra libertad y autonomía, un fenómeno que los psicólogos llaman “reactancia”. Por ejemplo, cuando tu jefe te microgestiona y te dice lo que tienes que hacer de forma paternalista, puede que te sientas mal y decidas hacer lo contrario, “pegársela al hombre”. El chivo expiatorio utiliza el poder de la reactancia con fines productivos. Si sentimos que alguien o algo conspira contra nosotros, es más probable que nos esforcemos más para demostrar que están equivocados.

La reactancia se ha utilizado con éxito en iniciativas de salud pública, como la campaña antitabaco Truth, que intentaba atraer a los estudiantes de secundaria rebeldes (que sienten reactancia hacia casi todo el mundo). En lugar de mostrar consecuencias lejanas como el enfisema y los pulmones negros, la campaña Verdad prescindió del morbo y, en su lugar, pintó a la industria tabaquera como un puñado de imbéciles intrigantes. En uno de los anuncios, unos activistas intentan entregar un maletín con la inscripción “detector de mentiras” en la sede de una tabacalera y son rápidamente expulsados. En otro anuncio, unos personajes de dibujos animados interrumpen a unos fumadores en una fiesta gritando “¡Es una trampa!”.

Podemos aplicar los mismos métodos para utilizar cuidadosamente el chivo expiatorio para aumentar nuestra propia motivación. Si imaginamos una fuerza trabajando contra nosotros, es más probable que nos animemos, resistamos nuestras tentaciones y trabajemos más duro para conseguir nuestros objetivos.

Por supuesto, en realidad somos nosotros contra nosotros mismos. Pero cuando no queremos admitirlo, tener un enemigo claro contra el que rebelarno s-un “ellos” que no quieren que dejes esa galleta de más en el plato o que vuelvas a escribir esa entrada del blog – puede ayudarnos a reunir la tenacidad que necesitamos para triunfar. Aunque, en realidad, ese “ellos” reside en cada uno de nosotros.

¿Tienes grandes metas y sueños que no consigues alcanzar? ¿Quieres ganar más dinero pero, por alguna razón, no puedes salir de tu actual tramo impositivo?

Si es así, tenemos la noticia neurocientífica que le ayudará a entrenar su cerebro para alcanzar el éxito en esta vida.

Tu asombroso cerebro tiene algo así como 100.000 millones de neuronas (también conocidas como células cerebrales), todas las cuales tienen conexiones que crean patrones y vías neuronales. Y por primera vez en nuestra vida, gracias a las últimas investigaciones en neurociencia, podemos entender un poco mejor cómo funciona el cerebro.

Emocionante, ¿verdad?

Y lo mejor de todo es que nosotros, como seres humanos, tenemos la capacidad de construir nuevas vías y conexiones neuronales que nos ayuden a cumplir nuestros objetivos y sueños.

En este vídeo de formación con John Assaraf que se emitió a principios de esta semana en YouTube Live, aprenderás todo sobre la neuropsicología y la neurociencia del logro de objetivos. Descubrirá métodos respaldados por la ciencia para entrenar su cerebro para el éxito.

¿Listo para algunos consejos, trucos, herramientas y técnicas que te ayudarán a alcanzar el éxito personal? Vea el vídeo con John Assaraf.

¿No tiene tiempo para ver el vídeo ahora mismo? Sigue leyendo para descubrir 4 tácticas que puedes poner en práctica hoy mismo para ayudarte a alcanzar el éxito definitivo.

Una de las primeras t

¿Cómo es tu éxito personal y profesional? Sé muy detallado en tu descripción, de modo que si alguien la leyera, sabría exactamente quién eres y qué haces a diario.

Cuando practicas esta técnica, activas tu corteza visual y tu corteza prefrontal, que también se conoce como el CEO de tu cerebro.

Sé creativo. ¡Sueña a lo grande!

La mejor manera de transmitir tu visión a tu subconsciente es practicando la visualización creativa.

( NOTA DEL EDITOR : Aquí tienes un Innercise sobre visualización para empezar. )

2. Entiende POR QUÉ quieres alcanzar tus metas y comparte tu(s) razón(es) con alguien, por ejemplo, un ser querido, un mentor o un entrenador de éxito.

Pregúntate por qué quieres alcanzar tus objetivos. ¿Quieres ser un emprendedor, un magnate de los negocios, un filántropo y un superéxito como Charles Branson?

¿Quieres asegurarte de vivir tu vida al máximo haciendo las cosas que te gustan con la gente que más quieres?

Nombra tu gran PORQUÉ yendo a tu interior para explorar tus valores fundamentales. No querrás arrepentirte de las cosas que no hiciste, ¿verdad?

Además, cuando entiendes por qué quieres alcanzar tus objetivos, apagas los circuitos del miedo y enciendes la parte de motivación de tu cerebro.

( NOTA DEL EDITOR : Aquí tienes un Innercise sobre cómo mantener tu motivación para conseguir objetivos. )

3. 3. Entrena tu cerebro para alcanzar el éxito desarrollando un sistema de creencias fortalecedor y hábitos saludables.

Para avanzar en el camino hacia la consecución de objetivos, debes volver a entrenar tu cerebro para que tenga pensamientos positivos y fortalecedores porque, como todos sabemos, la negatividad no nos lleva a ninguna parte.

Transforma tus creencias limitantes y empieza a creer en ti mismo. Tú, y sólo tú, tienes la capacidad de despedir al crítico interior que no para de decirte mentiras. Libera los pensamientos que creen que no eres lo suficientemente bueno, inteligente o digno.

Hay tantas creencias limitantes comunes circulando por el mundo que han sido programadas en nuestras mentes como la verdad. Pero tus pensamientos negativos no son verdad.

Así es, el sistema de creencias limitantes que has estado cargando no es más que un montón de tonterías y disonancia neuronal.

¿Y sabías que el miedo ilusorio es la principal razón por la que dejas las cosas para más tarde y dejas de lado lo que es más importante para ti?

¿La buena noticia? Puedes cambiar el patrón de pensamiento que te mantiene atascado en la zona de confort (y lejos de alcanzar tus objetivos y sueños) reentrenando tu cerebro. Y con la práctica, serás capaz de silenciar por fin la voz que te acusa falsamente de no tener las habilidades, el tiempo o el dinero adecuados para liberarte… .

4. Haz ejercicio a diario para reforzar tus vías neuronales positivas para el éxito.

Cierra los ojos, respira hondo y visualízate celebrando en la línea de meta.

Visualiza cómo serás tú y tu vida después de alcanzar tus objetivos más importantes… e incluye tus emociones en la mezcla. Si hay un obstáculo en tu camino, visualízate superándolo y nota cómo te sientes.

Emociona tu práctica de visualización creativa para estimular la liberación de hormonas del bienestar como la serotonina y la dopamina en tu cerebro.

Cuando repites Innercicios como los anteriores, refuerzas patrones positivos para el éxito. Y con la repetición, tus nuevas vías neuronales anularán tus viejos hábitos, creencias y comportamientos… .

Con la práctica y el tiempo, alinearás tu mente consciente y subconsciente. Tiene sentido, ¿verdad?

¿Está preparado para lo que viene a continuación? Continúe su viaje y su impulso hacia la consecución de objetivos y el éxito final uniéndose a la NeuroGym Masterclass Series con John Assaraf, Mary Morrissey, el Dr. Srini Pillay y otros expertos líderes en el campo de la neurociencia y la ciencia del éxito.

¡Nos encantaría saber de ti!

Háganos saber lo que le gustaría conseguir a lo largo de su vida. ¿Cuál es su visión? ¿Por qué es importante para ti? ¿Qué medidas tomarás hoy para alcanzar tus metas y sueños?

Nos encantaría saberlo, así que utiliza la sección de comentarios más abajo. Y comparte este valioso conocimiento científico con tus amigos, familia, comunidad, tribu, tripulación, equipo, escuadrón, etc.

Sobre el autor

Equipo NeuroGym: El equipo de expertos de NeuroGym está formado por neurocientíficos, investigadores y personal entusiasta en sus campos. El equipo se compromete a marcar la diferencia en las vidas de los demás compartiendo los últimos descubrimientos científicos para ayudarte a cambiar tu vida mediante la comprensión y el uso de la mentalidad, el conjunto de habilidades y el conjunto de acciones para cambiar tu cerebro.

Seguro que hay nuevas habilidades y conocimientos que necesitas aprender, independientemente de lo que estés intentando conseguir en este momento. Saber cómo aprender más rápido te ayudará a alcanzar tus objetivos más rápido.

Es lo que hace que el blog de una persona sea rentable en su primer año y el de otra en… quizás nunca. Se trata de saber aprender lo que necesitas, rápido.

Estos 5 brain hacks son todos métodos que he usado desde joven y nunca me han fallado todavía.

Me han ayudado a pasar con éxito en 4 sistemas educativos diferentes, graduarse con honores en un Grupo Russel, Red Brick University y, por supuesto, ayudó a crear mis diversos flujos de ingresos pasivos en línea.

Aprende a aprender, y todo lo que quieras puede ser tuyo.

Aprende por la mañana

Hacer cualquier cosa por la mañana siempre es más efectivo. Está científicamente demostrado que el mejor momento para aprender algo es entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.

Durante esas horas debes estar totalmente despierto y alerta, y la evolución ha hecho que sean las horas más activas del día, lo que hace que nuestro cerebro sea el más receptivo a la nueva información.

Yo siempre aprovecho la mañana para hacer las grandes tareas del día y eso incluye cualquier cosa que necesite aprender en poco tiempo.

Pero no creas que puedes aprender de 10 de la mañana a 2 de la tarde seguidas, eso son 4 horas. La capacidad media de una persona para concentrarse en una sola tarea a un alto nivel es de unos 30 – 45 minutos.

Lo que significa que, si estás aprendiendo algo nuevo, limítate a una hora como máximo y hazlo por la mañana antes de comer. Si vas muy justo de tiempo, puedes tomarte 15 minutos de descanso entre las sesiones de aprendizaje.

Este truco cerebral para aprender más rápido es algo que no puedes negar a menos que tu reloj corporal esté un poco desfasado en comparación con el de los demás.

Enséñaselo a otra persona

Enseña a otra persona lo que estás aprendiendo y mejorarás tu nivel de comprensión, así como la velocidad de aprendizaje. Esto es algo con lo que me topé cuando era muy joven, cuando la gente me pedía

Utiliza lo que aprendes

Este truco para aprender más rápido es muy sencillo. Se trata de repetir lo que acabas de aprender para grabarlo en tu cerebro. Cuanto más hagas algo, más fácil te resultará y más natural te parecerá.

Muchas de las cosas que aprendemos más tarde en la vida son cosas que naturalmente tendremos que utilizar en nuestro día a día. Por ejemplo, pagar las facturas o hacer la declaración de la renta. Pero hay habilidades que no son tan obviamente útiles en nuestra vida diaria, como la negociación, el marketing por correo electrónico, la edición de imágenes, etc.

Estas habilidades requieren que crees activamente oportunidades para practicarlas.

Aprender la mayoría de las habilidades es muy fácil, y normalmente no lleva más tiempo que un rápido tutorial en vídeo de Youtube o una búsqueda en Google. El único problema es que lo más probable es que olvides lo que acabas de aprender si no lo utilizas con suficiente frecuencia.

The act of teaching exposes you to how other people are approaching the same ” srcset=”/wp-content/uploads/2021/06/brain-hacks-learn-CE9FB. jpg 480w, https://www. milliondollarwinnie. com/wp-content/uploads/2018/11/BRAIN-HACKS-TO-LEARN-FASTER-200×300.jpg 200w” sizes=”(max-width: 381px) 100vw, 381px” />

Cuando aprendo algo nuevo, utilizo mis nuevas habilidades y conocimientos con la mayor frecuencia posible. Me ayuda a transferir todo ese nuevo conocimiento a mi memoria a largo plazo, lo que hace que su uso futuro no suponga ningún esfuerzo.

Escríbelo

Este es otro truco cerebral científicamente probado para aprender más rápido. El hecho de escribir las cosas y no sólo teclearlas en el teléfono o en el ordenador puede ayudarte a aprender más rápido.

Pulsar los botones de un teclado en lugar de mover toda la mano para escribir hace que el proceso sea más rápido, pero es debido a este aumento de la velocidad que hace que el aprendizaje sea más difícil.

Esto suena un poco contraintuitivo, ya que este post trata de trucos mentales para aprender más rápido, pero es cierto. Cuanto más rápido tarda en llegar un mensaje de tu cerebro al mundo exterior, menos estás pensando activamente. Esto ralentiza el aprendizaje en general.

Cuanto más despacio llega un mensaje del cerebro al mundo exterior, más activo es el pensamiento. Esto hace que tu aprendizaje sea más eficaz y, por tanto, más rápido.

Crea notas o instrucciones para ti mismo y escríbelas. Empieza con notas preliminares que quizá no tengan sentido y ve mejorando las versiones. En esencia, estás organizando tu proceso de pensamiento y ayudándote a recordarlo.

Lo mismo de distintas maneras

Este truco mental consiste en hacer que tu cerebro haga cosas nuevas por la misma razón. Está demostrado que cuantos más métodos utilices para aprender, más fácil te resultará comprender lo que estás aprendiendo.

Por ejemplo, si yo estuviera aprendiendo un idioma, podría aprender escuchando música, viendo la tele, yéndome de vacaciones, leyendo libros, haciendo amigos, etc. Todos ellos son métodos y formas diferentes de utilizar la misma habilidad.

Así se acelera el aprendizaje diez veces más que con un solo método, porque el cerebro se ve obligado a interactuar con la nueva información o habilidad de muchas formas distintas. Es como entrenar en el gimnasio. No puedes hacer siempre el mismo ejercicio para mejorar. Tienes que cambiar tu entrenamiento de vez en cuando para seguir viendo resultados.

Lo mismo ocurre con el cerebro. No puedes aprender siempre de la misma manera y